Consejos para la visión borrosa durante el embarazo

No se recomienda variar las lentillas durante la etapa gestacional./
No se recomienda variar las lentillas durante la etapa gestacional.

Entre los cambios corporales de la mujer se encuentran anomalías en la visión, debido a la retención de líquidos. Cuatro recomendaciones para sobrellevar el empeoramiento de la visión

REDACCIÓNmadrid

En el cuerpo de la mujer embaraza se producen cambios fisiológicos muy conocidos, como náuseas, estreñimiento, ardor de estómago, somnolencia, y otros menos atendidos, como la visión borrosa u otras molestias oculares, que son cambios comunes durante la gestación, pero que merecen ser comentados al especialista.

La visión borrosa puede ocurrir durante cualquier etapa del embarazo, incluso los primeros días, y persistir mucho tiempo después de dar a luz. Una de las causas de este trastorno es la alteración de las hormonas, que, así como provocan la retención de líquidos en los tobillos o causan hinchazón de la cara, también producen un aumento en la acumulación de líquido dentro del ojo, lo que puede afectar a la córnea, uno de los órganos que sirven para enfocar.

«Las estructuras como la córnea pueden sufrir un aumento del grosor central secundario al proceso hormonal y a la retención de líquidos propia de la gestación», explica la doctora María Capote, oftalmóloga del Hospital La Milagrosa. «También se han descrito cambios en el grosor y la curvatura del cristalino, lo que produce una pérdida de la capacidad de acomodación. En la mayoría de los casos, estos cambios son leves y transitorios, pero se producen en entre un 10-20% de las mujeres miopes».

Para enfrentarse a estas anomalías transitorias, pues desaparecen después del parto, la experta recomienda:

-No cambiar la graduación de las gafas o variar las lentillas durante la etapa gestacional, pues la visión se recupera entre seis y ocho semanas después del parto.

-Aplicar lágrimas artificiales para tolerar mejor los lentes de contacto, pues durante el embarazo se tiene mayor sensación de cuerpo extraño o arenilla, debido al cambio de la curvatura corneal y el descenso de la producción lagrimal durante el tercer trimestre de gestación.

-En caso de padecer miopía magna o glaucoma, entre otras enfermedades, se debe seguir un control trimestral con el oftalmólogo.

-Hacer un parto normal. Sólo en casos excepcionales se recomienda cesárea, incluso con miopías altas. «Es extremadamente raro que se requiera de la práctica de cesárea debido a una prescripción oftalmológica», asegura la doctora Capote.

 

Fotos

Vídeos