Tardà censura a la ANC por dividir el independentismo

Joan Tardà y Gabriel Rufián. /Efe
Joan Tardà y Gabriel Rufián. / Efe

El dirigente de Esquerra considera que la organización secesionista radical es un obstáculo para la acumulación de fuerzas

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Las grietas se agrandan dentro del independentismo, sumido desde el fracaso del 'procés' en una lucha de todos contra todos y entre la vía pragmática contra la unilateral.

El penúltimo capítulo se vivió el lunes, cuando miembros de los Comitès de Defensa de la República (CDR), los grupos más radicales del secesionimo, arrojaron excrementos y basura a las puertas de varias sedes de Esquerra y PDeCAT, a quienes acusan de traicionar la causa soberanista.

Joan Tardà, al que muchos sitúan como posible candidato a la Generalitat por ERC en caso de un adelanto electoral tras la sentencia del juicio del 'procés', cargó este martes contra la Asamblea Nacional Catalana (ANC), otro de los actores principales del independentismo.

«La ANC se equivoca. Se ha convertido en un contrapoder. En lugar de facilitar la acumulación de fuerzas, creo que está pervirtiendo la voluntad diáfana del independentismo de ser flexible y abierto», afirmó el dirigente republicano en una entrevista a Rac-1. Precisamente, Esquerra representa a día de hoy la facción más posibilista dentro del soberanismo, hasta el punto de estar dispuesta a facilitar la investidura de Pedro Sánchez, como ya trató de hacer con la abstención de sus diputados en la primera intentona frustrado.

En frente tiene a la Asamblea, partidaria de una nueva declaración de independencia unilateral de superar los partidarios de la república el 50% de los votos en unas eventuales elecciones autonómicas. «Valoro lo que representa la ANC y ahora me hace sufrir», señaló Tardà a modo de resumen del abismo que separa en estos momentos a su fuerza política y una organización que ha sido uno de los grandes motores del independentismo y tiene a dos expresidentes en prisión, Jordi Sànchez y Carme Foracadell.

La semana pasada, la ANC vetó la presencia de dirigentes políticos en la zona vip de la manifestación, algo que llevó a exconsejeros de ERC a anunciar que no asistirán a la marcha.