Las 'breadcrumbs' y la UDEF

Miembros de la UDEF sacando material del Ayuntamiento de San Andres. /J.L.B.
Miembros de la UDEF sacando material del Ayuntamiento de San Andres. / J.L.B.

La UDEF es la mejor versión de un ratón de biblioteca, más moderno, más eficaz y adaptado a otros entornos que desde este martes ha desplegado sus 'tentáculos' en León en el marco de la 'Operación Enredadera'

J.A. | A.C. León

«¿Qué coño es eso de la UDEF?», preguntó el entonces honorable Jordi Pujol al verse acorralado durante una entrevista. Quizá en las últimas 72 horas entre la veintena larga de políticos, empleados públicos y empresarios salpicados por la 'Operación enredadera' en Castilla y León se haya realizado la misma pregunta.

La UDEF en realidad reponde a las siglas de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional. Un área policial en la que el trabajo de investigación se encuentra más en los papeles, en los números, en la documentación y en los despachos que en la acción a pie de calle.

La UDEF es la mejor versión de un ratón de biblioteca, más moderno, más eficaz y adaptado a otros entornos. Entre sus miembros, casi todos ellos especialistas en áreas como las legislativas, el derecho, la informática o la contabilidad, la experiencia es un valor seguro.

Operación Enredadera en León

Tanta es su alta capacidad les permite desenredar nudos que parecían imposibles y todos siguiendo las breadcrumbs que los sospechosos se van dejando en el camino. Miga a miga, paso a paso hasta alcanzar la realidad y poner al descubierto al más habilidoso de los encubridores.

De su forma de actuar da buena cuenta la investigación realizada en la 'Operación Enredadera' y su hoja de ruta durante las diferentes intervenciones realizadas en la provincia de León.

Actuaron al unísono, con la precisión de un compás. A la misma hora, en diferentes escenarios, acudieron a los domicilios de todos los investigados. Para la mayoría fueron un anticipado despertador. Pidieron tranquilidad e invitaron a cada uno de los sospechosos, con ejemplar comportamiento, a tranquilizarse y desplazarse hasta sus respectivas instituciones y lugares de trabajo.

Y allí, nada fuera del guión. En el caso del Ayuntamiento de León se despejaron las áreas más próximas a los despachos considerados 'clave', el de dos técnicos y el de uno de los concejales. Durante su intervención todos los ordenadores fueron desbloqueados y toda la documentación requerida fue almacenada en copias o bien retirada y precintada.

En ese tiempo nadie pudo acceder a los ordenadores donde se supone había información de interés y no se permitió alejarse a las personas que tenían acceso a los mismos.

En el caso de San Andrés del Rabanedo la UDEF prohibió acercarse a la planta en la que se realizaban las investigaciones.

- ¿Quién es usted y qué trabajo realiza aquí?, pregunó uno de los agentes durante su recorrido por las instalaciones municipales.

- Funcionario adscrito a una de las concejalías, fue la respuesta.

Tras comprobación la orden siguiente no tenía dudas: «Abandone el despacho y esta planta y no vuelva hasta que todo esto haya finalizado». A continuación la planta fue registrada de arriba hacia abajo, armario a armario, ordenador a ordenador, sin permitir intervención externa alguna.

En Astorga, durante el registro, el primer teniente de alcalde, Pablo Peyuca, expresaba su deseo de ir «al baño» en plena actuación policial. Y fue, pero acompañado de un agente para evitar que se pudiera producir alguna destrucción de pruebas.

Así es la UDEF, silenciosa hasta que aparece por sorpresa para desmontar entramados montadas por los modernos ladrones, los de 'guante blanco'.

Ahora, tras el paso de esta unidad, queda conocer y esperar a la actuación judicial porque la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional 'sólo' es el elemento clave para poner al descubierto lo que todos parecían querer esconder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos