España amenaza con vetar el Acuerdo de Salida del 'brexit' por Gibraltar

Imagen de archivo del ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo. /Efe
Imagen de archivo del ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo. / Efe

Exige garantías de que el futuro del Peñón quedará supeditado a las negociaciones directas entre Madrid y Londres

SALVADOR ARROYOCorresponsal en Bruselas

España ha levantado la voz en la reunión del Consejo de Asuntos Generales celebrada este lunes en Bruselas. Amenaza con vetar el Acuerdo de Salida del 'brexit' si no se explicita que cualquier decisión sobre Gibraltar queda supeditada a la negociación bilateral de Madrid y Londres. Dicho de otro modo, España no quiere ceder ni un ápice de su protagonismo en el futuro del Peñón; que se diluya su influencia en un contexto más general, el de las negociaciones sobre la relación que la Unión Europea tendrá con el que será ya un tercer Estado a partir del 29 de marzo, cuando se formalizará el divorcio.

El problema radica en un artículo incluido en las 585 páginas del pacto; el 184. A la ambigüedad de su redacción (muy abierta) se añade el hecho de que los representantes de los 27 no conocieron (ni el artículo ni el resto del paquete) hasta la noche del miércoles. «Solo lo sabía la parte británica, la señora May», además, lógicamente de los negociadores directos de ambos lados del canal de la Mancha. Lo que se ignoraba hasta ahora es que el ministro Principal de Gibraltar, Fabian Raymond Picardo, también se enteró antes que la delegación española, lo que ha ahondado en el malestar de Madrid.

El artículo que ahora tensa el discurso de España con el equipo de Michel Barnier habla de los medios a utilizar en la negociación futura, «de esfuerzos, de buena fe y respetando sus respectivos órdenes legales para dar los pasos necesarios» a la hora de alcanzar una estrecha relación de cooperación. Ese artículo es el que sienta las bases de la posterior declaración política que también buscará el refrendo de los 27 en el Consejo Europeo del próximo domingo.

El pacto actual tiene relevancia jurídica, mientras que la declaración es más una propuesta de intenciones. Lo dicho, más política. Por eso España quiere dejarlo todo claro todo desde el principio; en el Acuerdo de Salida, el que vale de momento. Y si no se puede mediante la modificación del artículo en cuestión, al menos, añadiendo una anexo o una referencia expresa sobre su pretensión sobre Gibraltar.

Y eso aunque pudiera darse por entendido que el 184 ya cubre la situación del Peñón, puesto que Gibraltar se integra en el voluminoso pacto con un protocolo específico -que sí incide en que todo pasa por los acuerdos particulares que suscriban Madrid y Londres-. Pero tanto la Abogacía Estado, como la asesoría jurídica internacional, no lo entienden así. Se requieren más garantías porque «no esta suficientemente clara la distinción entre la negociación futura del Reino Unido con la Unión Europea y la bilateral con España sobre Gibraltar, que no olvidemos, ni está en la unión aduanera ni en el Reino Unido» por su condición de colonia británica.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha verbalizado públicamente el pulso en estos términos: «Si la primera ministra, Theresa May, ha dicho que no aprobará el acuerdo de retirada hasta que no tenga la relación futura; pues nosotros lo mismo, hasta que no sepamos lo que dice, tampoco vamos a aprobar el acuerdo de retirada». En relación con el periodo de prórroga que pudiera aplicarse en caso de que, haya que estirar los 21 meses de transición (el tope está fijado hoy en diciembre de 2020) porque Bruselas y Londres no cierren el acuerdo sobre esa relación futura, España abogaría por alargar la situación más allá de un año, hasta 2021, lo que contradice también la posición del equipo negociador de Michel Barnier, que abogaba por un periodo de dos años, hasta 2022.

May sitúa las elecciones de 2022 como fecha límite de la transición del 'brexit'

La primera ministra británica, Theresa May, ha advertido de que la fase de transición para la ruptura definitiva de Reino Unido con la UE, prevista en principio hasta finales de 2020, no podrá ampliarse más allá de las próximas elecciones parlamentarias, contempladas para el año 2020.

El jefe negociador de la UE, Michel Barnier, ha sugerido la posibilidad de ampliar el periodo fijado inicialmente para cerrar detalles que puedan quedar pendientes en los 21 meses que transcurrirán entre el 29 de marzo de 2019 y el 31 de diciembre de 2020.

«Creo que es importante dejar claro al pueblo británico que estaremos fuera del periodo de implantación antes de las próximas elecciones generales», ha dicho May este lunes en un discurso ante líderes empresariales. Salvo adelantos, Reino Unido no volverá a las urnas para renovar la Cámara de los Comunes hasta 2022.

No obstante, un portavoz de May ha señalado que Londres no cree que sea necesario ampliar el periodo de transición y ha recordado que, si alguna de las partes no incumple los compromisos adquiridos en el acuerdo de retirada, este podría quedar suspendido en sus diferentes variables, también el de los pagos.

 

Fotos

Vídeos