Queda lo peor

«El batacazo es, sin duda, para el Partido Popular, que cosecha sus peores resultados históricos tras una sangría de votos que reducen dramáticamente su representación parlamentaria»

César Pérez Gellida
CÉSAR PÉREZ GELLIDAValladolid

'Semen retentum, vrnenum est'. El latinajo tiene un origen incierto, no tanto su significado, que alude a las tóxicas consecuencias físicas y anímicas que conlleva la inactividad sexual. Llevado al ámbito de la actividad democrática -léase: el ejercicio de votar-, los españoles nos hemos querido aplicar el cuento y buena prueba de ello son los elevados registros de participación.

En cuanto a la valoración de los resultados obtenidos por unos y otros, si seguimos con el paralelismo sexual, habría que señalar al PSOE como el amante más solicitado, alcanzando un número de escaños que les van a permitir llevarse a la cama de la Moncloa a parejas afines, aunque está por ver si serán suficientes como para dar esquinazo a esas carabinas con las que mantiene esporádicas relaciones nada amorosas.

El batacazo es, sin duda, para el Partido Popular, que cosecha sus peores resultados históricos tras una sangría de votos que reducen dramáticamente su representación parlamentaria.

«Si tenemos que hablar del gatillazo de estas elecciones generales ese es el protagonizado por la formación que lidera Santiago Abascal»

Ciudadanos puede sonreír, sí, pero no demasiado. Ha crecido de forma notable y a punto ha estado de convertirse en segunda fuerza política, sin embargo, su deriva hacia la derecha ha dejado un espacio en el centro que los socialistas han sabido aprovechar a la perfección.

Ahora bien, si tenemos que hablar del gatillazo de estas elecciones generales ese es el protagonizado por la formación que lidera Santiago Abascal. VOX irrumpe con fuerza en la vida política, eso es un hecho, pero se quedan demasiado lejos de las expectativas generadas.

Finalmente, Unidas Podemos pierde fuerza como consecuencia de las luchas internas que tanto lo han ido debilitando durante los últimos meses. Es verdad que Pablo Iglesias ha logrado detener lo que parecía que iba a ser la hecatombe de formación morada y mantiene cierto sex appeal que incluso podría llevarles a participar en el futuro gobierno de Sánchez.