'El último de la fila'... en Centrados en Segovia a las Cortes: «No voy a poder votar a mi padre»

Cosme Aranguren González cierra la lista a las Cortes de Castilla y León por Centrados en Segovia. /El Norte
Cosme Aranguren González cierra la lista a las Cortes de Castilla y León por Centrados en Segovia. / El Norte

Cosme Aranguren González ocupa la última posición en la lista autonómica, mientras que su padre es el aspirante a la Alcaldía de Segovia por la formación magenta

Miguel Ángel López
MIGUEL ÁNGEL LÓPEZSegovia

Para su padre es un ejemplo del esfuerzo y el mérito. Cosme Aranguren González comparte con su progenitor el nombre de pila y, como la admiración es mutua, no dudó en aceptar la propuesta de cerrar la candidatura de Centrados al Ayuntamiento de Segovia. «Me lo pidió, y a mi padre no le digo yo que no; eso siempre es un factor importante, pero también acepté porque a mi padre le gusta mucho lo que hace y lo hace muy bien. Además, me dijo que en cierto modo represento a todos los segovianos que se tienen que ir para buscar oportunidades, y por experiencia sé que la mayoría no vuelven porque en Segovia no pueden quedarse, y este es un motivo más».

Cosme Aranguren González (Segovia, 1997) está lejos de Segovia. Estudia Ciencias Biomédicas en Utrech (Holanda). Le queda un año para terminar la carrera, que es una de las principales entradas a Medicina, pero también a otras ciencias. La distancia, dice, le da otra perspectiva para juzgar lo que acontece en Segovia. Lo sabe desde hace unos años, pues estudió becado el Bachillerato Internacional (válido para 80 países) en Singapur, seleccionado por Colegios del Mundo Unido (UWC), y después en Estados Unidos. Considera que la experiencia está siendo «fantástica» porque la organización UWC la forman «gente que quiere cambiar el mundo y siente que es posible, aunque la realidad es más dura», admite.

Opina el joven que «el problema más importante de Segovia es la identidad, la ciudad tiene una crisis de identidad por delante, tiene que resolverla», y asegura que «creo que mi padre trata un compendio de problemas y ha hecho los deberes, tiene propuestas claras para la ciudad».

Esta crisis identitaria la extrapola a España. «Le pasa a cualquier español que está fuera, la concepción que tiene la gente de otros países es muy distinta de la que tenemos nosotros de nosotros mismos. Después de estudiar la historia de otros países y visto el panorama, lo que tiene que atender España es la posibilidad de ocupar el tercer lugar de la Unión Europea después del 'brexit', pero no seremos un país maduro hasta que no pongamos la casa en orden y seamos capaces de hablar sin extremismos».

Una España más provincial

Sostiene Aranguren que «la España en la que yo creo es más provincial que federal si queremos que siga existiendo como entidad estatal». Es lo que cree después de hablar con su padre de «un partido provincial que hable con la gente que le ha votado». Un cierto sentido, como hacen en Inglaterra. Porque cuando habla del proyecto de Centrados lo menciona Cosme como «el proyecto de mi padre», pero reconoce que es una idea colectiva.

«En el proyecto de Centrados lo interesante es que cabe todo el mundo con tal que te importe representar a Segovia, a la ciudad, y cambiar las cosas a mejor, da igual el color que vistas. Todos tienen cabida en Centrados, donde hay un sentimiento de grupo a pesar de las diferencias entre las personas».

Sigue la campaña por el grupo de mensajería que comparte, las entrevistas los podcast, las informaciones en Internet. «Sigo todo lo que puedo y es curioso normalizar la imagen que tienes de tu padre en la tele o en la radio, es como una esfera distinta, pero me ayuda a sentir que los medios, normalmente, comparten historias de la vida real».

La paradoja en estas elecciones (también lo fue para él en las recientes generales) es que no podrá votar a su padre: El día de las votaciones también estará fuera. Ha intentado votar por correo, tardó en saber si estaba en el censo en la embajada y le llegaron las papeletas tarde. «La burocracia y las obligaciones de estudios me lo han impedido».