El PP se queda a un diputado de la mayoría en la Diputación y deberá pactar

El presidente del PP y de la Diputación, Jesús Julio Carnero, con la candidata a la Alcaldía de Valladolid. /R. Jiménez
El presidente del PP y de la Diputación, Jesús Julio Carnero, con la candidata a la Alcaldía de Valladolid. / R. Jiménez

Los populares mantienen 13 escaños, el PSOE consigue diez, Ciudadanos sube a dos, Toma la Palabra se queda con uno y Vox entra con uno

Lorena Sancho
LORENA SANCHOValladolid

Auguraba a primera hora de la jornada Jesús Julio Carnero, presidente del PP, un día «muy feliz» para la formación del charrán. Y bien entrada la noche, los resultados en la provincia de Valladolid le dieron en parte la razón. El Partido Popular de Valladolid podrá volver a gobernar la Diputación de Valladolid con el apoyo de alguno de los representantes de Ciudadanos, que ha conseguido dos diputados, o de Vox, que ha obtenido un escaño en el salón de plenos del Palacio de Pimentel. Pese a que la jornada amenazaba con un diferente sino para los populares en la provincia de Valladolid, finalmente consiguieron mantener los trece diputados con los que ha gobernado en minoría durante los últimos cuatro años. Por un lado, porque consiguieron sumar el mayor número de apoyos en estas elecciones municipales en la provincia (unos 98.000 votos frente a los casi 97.000 del PSOE). Y, por otro, porque a pesar de perder un diputado en la capital en favor del PSOE se lo arrebataron después en el Partido Judicial de Medina del Campo, donde Teresa López, la portavoz en la Diputación y hasta ahora alcaldesa, perdió las elecciones ante su homólogo popular en la institución provincial, Guzmán Gómez.

La Diputación quedará así con 13 escaños para el Partido Popular, diez para el Partido Socialista (mantiene también los que tenía en estos cuatro años), dos para Ciudadanos, que incrementa uno en la capital (obtiene un concejal más), uno para Valladolid Toma la Palabra (pierde uno en el Partido Judicial vallisoletano) y uno más para Vox, la formación de Santiago Abascal que se estrenará en la institución provincial con representación en el salón de plenos. Pierde en cambio su representación Sí Se Puede, la marca blanca de Podemos con la que hace cuatro años concurrieron a los comicios municipales.

La llave de la Diputación la tendrá así o Ciudadanos o Vox. Pues para que el próximo presidente de la Diputación tome posesión de su cargo precisará del apoyo de al menos un diputado más. No descartó en su momento Jesús Julio Carnero, presidente del Partido Popular, que ese acuerdo procediera de Vox: «A ver si unos pueden hacerlo con los proetarras y separatistas y yo no puedo con la formación de Ortega Lara», defendió al inicio de la campaña el también presidente de la Diputación durante ocho años, Jesús Julio Carnero.

Todo apunta así a que con estos resultados el Partido Popular gobernará por séptimo mandato consecutivo en el Palacio de Pimentel. La duda llega a partir de mañana sobre quién será el encargado de liderar el proyecto provincial los próximos cuatro años, pues desde Génova no han respaldado aún que el candidato para continuar al frente de la institución sea Jesús Julio Carnero. De hecho, en el seno de la formación se ha abierto incluso un abanico de posibles aspirantes que apunta principalmente a Borja García, concejal en Valladolid, toda vez que desde Madrid se impuso su nombre en la lista de la capital para garantizarle una plaza como edil. García Carvajal perdió las primarias frente a Carnero hace dos años, cuando se quedó en el 41% de los apoyos en el medio rural.

150 pueblos del PP

El Partido Popular ha conseguido así mantener el tipo en la provincia de Valladolid, donde ha conseguido incluso arrebatar la Alcaldía al Partido Socialista en Medina del Campo, donde gobernaba la portavoz en la Diputación. También logra ser el más votado (pendiente de pactos) en Tordesillas, que en los dos mandatos anteriores gobernó el PSOE con la mayoría más holgada de la provincia. Son en total cerca de 150 municipios donde anida la gaviota, aunque no lo logró en Arroyo pese a tener de candidato al alcalde actual.

Más información

En el caso del PSOE, que ha conseguido pasar de cinco a seis diputados en Valladolid, ha sufrido en cambio la pérdida de un escaño en el partido judicial de Medina (tres frente a los cuatro que tenía). Sube, eso sí, en casi 20.000 votos con respecto a hace cuatro años, principalmente con el incremento de apoyos que recibe Óscar Puente en la capital, mientras que revalida las alcaldías de Tudela, La Cistérniga, Cigales, Rueda, Quintanilla de Onésimo, Mojados, Alaejos, La Seca y Mucientes. Pierde en cambio uno de sus feudos, Traspinedo, donde entrará a gobernar la formación Vecinos por Traspinedo.

En el caso de Toma la Palabra, mantiene pueblos como Tiedra, Santovenia, Villanueva y San Pelayo, mientras que Ciudadanos mantiene Valdestillas, Valbuena o San Vicente, y Vox continuará en Barruelo.