UGT exige a Vestas que permita a otro grupo inversor mantener la fábrica de Villadangos

Evelio Angulo y Raúl Santa Eufemia, vicesecretario y responsable de Política Sindical, Industria y Empleo de UGT en Castilla y León./ICAL
Evelio Angulo y Raúl Santa Eufemia, vicesecretario y responsable de Política Sindical, Industria y Empleo de UGT en Castilla y León. / ICAL

La unión regional del sindicato arremete contra la ministra de Transición Ecológica por «prestarse a las exigencias de la multinacional»

El Norte
EL NORTEValladolid

El sindicato UGT de Castilla y León rechaza participar «en ningún grupo de trabajo en el que se hable de recolocaciones» de los trabajadores de la factoría de Vestas en Villadangos del Páramo (León) porque su posición solo contempla «un plan A» que pasa por «la transición de la actividad de la unidad productiva». Tras una reunión entre una delegación de la Fundación Anclaje (conformada por el viceconsejero de Economía y representantes de UGT y CC OO) en el ministerio de Industria con el director general de Industria y con representantes de Vestas, fuentes del sindicato señalron que la empresa danesa «deja claro que el cierre es irrevocable», mientras que «UGT deja claro que solo queremos mantener la unidad productiva funcionando con la totalidad de la plantilla», por lo que reclamó que se permita «tratar con otro grupo inversor industrial la explotación del fruto de nuestra tierra, que sobre todo es la mano de obra que holgadamente demostró en 13 años a los daneses la preparación técnica, la capacidad competitiva y la productividad».

En las dos horas de reunión, que tuvo lugar en la tarde del martes, ministerio y empresa acordaron crear un grupo de trabajo conjunto de búsqueda de solución mediante recolocaciones, e invitaron a la Junta de Castilla y León y a los representantes sindicales presentes a sumarse al mismo, así como explorar otra vía en segundo plano que pudiera propiciar que otros proyectos empresariales se hiciesen cargo de la planta leonesa.

Para UGT, «el papel jugado por el Ministerio de Industria, con la presencia, hace una semana de la propia ministra en Valladolid, ha sido claro y comprometido», pero no así el de la ministra de Transición Ecológica, «la cual ha jugado un papel claramente contrario al de su compañera de gobierno, prestándose a las exigencias de la multinacional». Para UGT, con «monólogos unidireccionales, sin análisis profundos de las consecuencias sociales, industriales y económicas reales que dichos mensajes y actos provocan» resultará difícil «compartir estas decisiones sobre política energética, que provocan este desastre en una comunidad autónoma, y especialmente en una provincia como León».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos