Thierry Bolloré, impulsado a lo más alto de Renault

Thierry Bolloré, nombrado este martes para la dirección interina de Renault. /Reuters
Thierry Bolloré, nombrado este martes para la dirección interina de Renault. / Reuters

De talante discreto, Bolloré, de 55 años, se convirtió en «director general adjunto del grupo» el pasado febrero

El Norte
EL NORTEValladolid

Thierry Bolloré, nombrado este martes para la dirección interina del constructor de automóviles francés Renault tras el arresto de Carlos Ghosn, es un buen conocedor de Asia, a quien el presidente eligió como su mano derecha hace menos de un año.

De talante discreto, Bolloré, de 55 años, se convirtió en «director general adjunto del grupo» el pasado febrero, lo que fue interpretado como un espaldarazo justo cuando el Estado francés, accionista influyente del grupo, deseaba que Ghosn preparara su sucesión.

Bolloré, que llegó a la compañía en 2012 y fue nombrado un año después director delegado de competitividad, empezó su carrera -como Carlos Ghosn- en el fabricante de neumáticos Michelin. Tiene un perfil muy internacional, y una amplia experiencia en Asia.

«Muy rigoroso, muy serio, pero al mismo tiempo cálido, tiene las cualidades de la calma, del análisis y es moderado», afirmó un responsable del sector automovilístico, que trabajó con él durante varios años en el fabricante de equipos Faurecia (grupo PSA).

«Creo que su conocimiento de Asia y sus aptitudes en las relaciones con los japoneses le dan una ventaja en la sucesión», agregó este excolega, que aseguró apreciar «su rectitud y lealtad».

El desarrollo comercial en China es una prioridad de la empresa y la relación con los socios japoneses es crucial, sobre todo teniendo en cuenta que una crisis de gobernanza podría amenazar la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi tras la destitución en curso de Ghosn, acusado de malversación, en Nissan.

Renault posee el 43,4% de Nissan, que detenta a su vez el 15% de Renault y el 34% de Mitsubishi, de la que es primer accionista.

La alianza de diez marcas comparte una amplia base industrial común y reivindica desde el año pasado el puesto número uno mundial del automóvil, con 10,6 millones de vehículos vendidos.

Casado, padre de cinco hijos, este hombre alto conoce bien la faceta industrial del grupo Renault, del que gestionó la mejora de la competitividad en las fábricas y la transformación digital.

«Es alguien abierto, tranquilo, a la escucha y que, al mismo tiempo, sabe posicionarse» y «acepta la crítica», explicaba a principios de 2018 Franck Daoût, delegado central de CFDT, tercer sindicato de Renault.

En Faurecia, a partir de 2005 fue vicepresidente para Asia en la rama de tubos de escape, una función establecida en China, en la que unificó las actividades, hasta entonces desperdigadas. Luego, fue vicepresidente mundial de mercadeo y de investigación y desarrollo. Más tarde se ocupó de la industria, la calidad y las compras, con lo que se forjó un perfil generalista.

Oriundo de Quimper (oeste de Francia), este aficionado a la vela empezó su carrera en 1990 en Poitiers (centro-oeste de Francia) como jefe de taller en una fábrica de neumáticos para camiones del grupo Michelin.

Fue escalando puestos rápidamente, hasta ser el responsable de procesos y calidad del conjunto de fábricas de pesos pesados a nivel mundial.

En 1997, se mudó a Japón como asistente industrial en la fábrica de neumáticos para turismo de Ohta. Un año después, fue nombrado en Tailandia para dirigir y desarrollar las actividades de pesos pesados y de aviones.

 

Fotos

Vídeos