Las grandes tecnológicas y su forma de revolucionar el tablero de juego económico

Centro logístico de Amazon en Madrid./RC
Centro logístico de Amazon en Madrid. / RC

La forma de vender de Amazon, Uber o Airbnb obligan a muchas tradicionales a cambiar su estrategia para lograr sobrevivir

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

En los últimos años empresas de la talla de El Corte Inglés, Inditex o grandes compañías de alquiler de coches o de alquileres turísticos, por poner solo algunos ejemplos, han cambiado su forma de trabajar y de relacionarse con los clientes, poniendo el foco en lo digital. ¿Cuál ha sido su motivación principal? Aunque las nuevas tecnologías y cómo los españoles han ido adoptándolas en su vida diaria es sin duda una de las razones, los expertos coinciden en que la principal ha sido una mucho más comercial: si no puedes con tu enemigo, únete a él.

Y es que gigantes tecnológicos de la talla de Amazon, Uber o Airbnb han revolucionado de tal forma el sector en el que han irrumpido que las compañías tradicionales no han tenido más remedio que cambiar sus plataformas y la forma en la que venden sus productos y servicios para no desaparecer ante tal competencia. La propia presidenta de Microsoft España, Pilar López, indicó durante su intervención en el Pivot Summit que el objetivo de las empresas en estos momentos es «ser digitales ante todo», independientemente del tamaño y del sector.

«Hay que aprovechar lo mejor de la revolución tecnológica y lo mejor del mundo presencial» Juanjo Ganuza, Funcas

Lo realmente importante en este punto es «aprovechar lo mejor de la transformación tecnológico y lo mejor del mundo presencial», asegura a este diario Juanjo Ganuza, director de Estrategia y Economía Industrial de Funcas. Explica que el problema es que en Europa no tenemos ninguna empresa líder en la disrupción tecnológica que comenzó hace unos 10 años. «Las grandes compañías compran a pequeñas startups europeas muy innovadoras, incorporan su talento y sus productos en vez de que sean sus competidores en unos años y eso generará un problema de monopolio en el futuro», considera.

Pedidos a domicilio: 'riders'

La facilidad de tenerlo todo a un solo clic de distancia

Glovo y Deliveroo son la cara visible, pero existen infinidad de aplicaciones que van al restaurante a por nuestra cena para llevarla a casa (Just Eat, Uber Eats, Takeaway...), pero algunas que incluso con 'riders' que se desplazan al súper a comprar ese cartón de leche que falta o que hacen cola en un concierto para quitarle unas horas de espera al usuario. La Nevera Roja es uno de los ejemplos comentados por el experto de Funcas, una aplicación española muy innovadora que terminó por caer bajo las garras de Just Eat -100 millones de euros de por medio-, que se quitó de un plumazo la competencia directa.

Deliveroo tiene solo en España unos 5.000 restaurantes adheridos y trabaja con una red de 1.500 repartidores o 'riders'. La relación laboral con ellos es complicada después de que el pasado noviembre un juzgado sentenciara que son falsos autónomos. En mayo se celebrará el primer juicio colectivo de trabajadores de la empresa.

Transporte: Uber

La mayor batalla del año por la regulación del sector

Si hay una guerra entre el negocio tradicional y los nuevos jugadores que se haya librado este año es la del taxi contra los VTC, con finales diferentes dependiendo de la comunidad autónoma. Los taxistas han visto cómo en su negocio ha irrumpido un nuevo competidor que no solo se ha quedado con parte del mercado, sino que ha querido conseguir una mayor parte del pastel, explica a este periódico Carolina Villegas, profesora titular de Economía, Finanzas y Contabilidad en Esade.

«La rápida digitalización de algunos sectores cuestiona el marco regulador y las políticas de competencia» Carolina Villegas, esade

Debido a la alta regulación del sector, los taxis se han visto limitados en su adaptación a nuevo escenario de juego. «Para muchos, la victoria de empresas como Uber en un sector tan tradicional como el del taxi no ha sido tanto a nivel tecnológico, sino regulador», asegura Villegas.

Ventas particulares: Wallapop

Compraventa de segunda mano como primera opción

Las ventas entre particulares por internet se han popularizado hasta el punto de que en ciertos grupos de edad antes de ir a una tienda de muebles, por ejemplo, se busca antes si está en Wallapop. Y es que la plataforma que nació en 2013 ya ha desbancado a eBay y Amazon como el principal vendedor de productos de segunda mano, según una encuesta de la OCU. No es la única 'app' para vender productos de segunda mano, también son muy conocidas las de Milanuncios o Vibbo.

La encuesta confirma que el 26% de los españoles utiliza una de estas plataformas al menos una vez a la semana para mirar y curiosear productos que puedan ser de utilidad a un bajo precio. Entre lo más buscado destacan los muebles y productos de decoración, seguido por los artículos de deporte, los libros y los discos. Además, también han aparecido plataformas de compraventa pero mucho más especializadas en productos concretos, como Chicfy (ropa), Todocolección (coleccionismo) o Catawiki (subastas de artículos originales), pero son más minoritarias en uso.

Consumo: Amazon

Alimentación, libros o móviles, todo pasa por él

El rey absoluto del juego que ha obligado a miles de compañías tradicionales a cambiar su estrategia de ventas ha sido Amazon. Comenzó con la venta de libros pero poco a poco se fue haciendo con una parte del pastel mucho más amplia hasta llegar hoy en día a competir incluso con cadenas de alimentación como Mercadona por su servicio de reparto de frescos (Amazon Prime Now). El experto de Funcas asegura que cada empresa se ha visto afectada de una forma diferente y ha decido actuar de una manera. El Corte Inglés, por ejemplo, se ha convertido en plataforma copiando el modelo de Amazon al poner en contacto a vendedores de productos con clientes, como la Fnac también.

Pero otros grandes como Inditex «tienen su fuerza en la logística», por lo que han creado un canal de venta online potente. El líder de la alimentación, Mercadona, también ha hecho mejoras en su servicio de venta por intenernet, aunque no de forma tan visible. «Cada sector va lidiando el toro como puede, sobre todo es importante dar más valor a la experiencia presencial en las tiendas», explica Ganuza. Además, afirma que las 'economías de red' suponen que cuantos más usuarios tiene una 'app', más valor tiene, independientemente de su calidad. «En esa posición de dominio es complicado verse amenazado por otro competidor y el problema es que en Europa tenemos pocos líderes con las que competir con gigantes como Amazon».

Alquiler: Airbnb

El turismo también es online pero requiere regulación

La llegada de internet como actor fundamental en la economía es lo que verdaderamente ha revolucionado las reglas del juego. Las plataformas que hoy plantan cara a negocios centenarios no podrían existir con esa fuerza sin internet. El problema de internet es que la regulación va a un ritmo mucho más lento, por lo que muchas empresas tienen que adaptarse más rápido de lo que les gustaría.

«La rápida digitalización de algunos sectores cuestiona el marco regulador existente y anima a repensar la política de competencia», dice la profesora de Esade. Es el caso de Airbnb, la web de alquiler de pisos para cortas temporadas, que compite directamente con los hoteles de las ciudades pero a precios normalmente más bajos. El experto de Funcas explica que estos sectores deberían copiar modelos como el de Airbnb pero aprovechando sus ventajas adicionales por su presencia física. «Hay que buscar nichos de mercado para que la capacidad de reacción sea óptima», dice.

Empleo: LinkedIn

El nuevo requisito necesario para encontrar trabajo

La gran paradoja del mercado laboral español es que aunque existen 3,3 millones de desempleados, más de siete de cada diez empresas (72%) dicen tener problemas para cubrir los puestos de trabajo que ofrecen, en la mayoría de los casos por incumplir los conocimientos requeridos, según un informe publicado el mes pasado por la escuela de negocios IESE.

Pero no solo es por falta de aptitudes, sino de información. Los expertos consultados coinciden en que hoy en día o estás en LinkedIn o prácticamente no existes, ya que miles de empresas buscan a sus futuros empleados directamente a través de la plataforma online, algo que hace pocos años parecía impensable porque era relacionada con una red social más.

Más información