Rugby

El Quesos mantiene la racha y se va del derbi con el liderato

Chris Eaton saca limpio un balón tras melé. /Villamil
Chris Eaton saca limpio un balón tras melé. / Villamil

Los de Diego Merino encadenan diez victorias consecutivas en liga para alzarse en lo más alto de la clasificación, en un partido en el que su ritmo esquivó la potencia en delantera del Salvador, sin fortuna para rematar

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Había pinchado en hueso en los dos derbis anteriores, pero a la tercera fue la vencida para el VRAC Quesos Entrepinares, que mantiene su extraordinaria escalada para hacerse con el liderato apenas dos meses después de asomarse al precipicio como colista de la liga. Los de Merino han manejado mejor los tiempos, imponiendo un ritmo alto de salida y defendiendo su renta cuando más ha apretado El Salvador en la segunda parte. La victoria, décima consecutiva, no solo le permite dar un golpe en la mesa y mandar un mensaje a su rival más directo, sino que prolonga su racha de juego y confirma el crecimiento y solidez de un bloque que se muestra ahora en las antípodas del que comenzó la temporada.

20 VRAC Quesos

Pablo Gutiérrez, Miejimolle, Mauro Genco, Daniel Stöhr, Guido Albertario, José Basso, Kalokalo Gavidi, Nathan Paila, Chris Eaton, Greg Dyer, Pedro de la Lastra. Gareth Griffiths, Álvar Gimeno, Guillo Mateu, y Wesell-Bell. También jugaron Paco Blanco, Pablo Gil, Steve Barnes, Raúl Calzón y Anthony Matoto.

0 Silverstorm El Salvador

Leandro Wozniak, Matthew Smith, Andrés Alvarado, Víctor Sánchez, Walker-Fitton, Matthew Foulds, Jake Wainwright, Olajuwon Noa, Pelayo Ramos, Oliver Bryant. Nacho Escobar, Johny Carter, Nuu Junior, Walter Fifita y Juan Martínez. También jugaron Kerman Aurrekoetxea, Del Hoyo, Jurado, y James Faiva.

marcador:
10-0 (minuto 37): ensayo de Álvar Gimeno y transforma Griffiths. 13-0 (minuto 44): Golpe de Griffiths. 20-0 (minuto 78): ensayo de Alvar Gimeno y transforma Griffiths..
árbitro:
Jorge Molpeceres. Mostró amarilla a Miejimolle y Genco por los locales.
incidencias:
Tres mil espectadores en las gradas de Pepe Rojo, en una mañana en la que el viento fue protagonista en la segunda parte. Tanto el alcalde Óscar Puente como el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, presenciaron el derbi desde el palco. Antes del partido se inauguró el campo 5, único que tiene césped artificial en las instalaciones municipales.

Empezó mandando el Quesos, aupado por su extraordinaria racha de nueve victorias consecutivas y una amenaza real, también por juego, para el liderato de su eterno rival, El Salvador. Mucho ha llovido desde el anterior derbi y casi siempre para mejorar todo lo que había ensuciado la trayectoria de los queseros en el arranque de campeonato. Más dinámico en la línea de tres cuartos, los de Diego Merino llevaron el mando e impusieron un ritmo alto en los primeros minutos ante un Chami que esperaba su momento para hacer valer los kilos y potencia de su delantera. Exactamente un cuarto de hora le duró la velocidad al derbi, lo que tardaron los kilos en entrar en acción y ganar todo el protagonismo. En ese tramo solo un tiro a palos de Griffiths (minuto 5) pudo estrenar el marcador, pero el oval lo repelió el palo y el rechace dejó KO a Wesell-Bell, que cayó en mala postura.

Los colegiales ganaron, así, metros y ventajas que fueron poco a poco decantando el derbi hacia su campo ofensivo. Con poco juego que llevarse a la boca, comenzó entonces un carrusel de placajes como único aliciente para el espectador y para desesperación de los locales, que sufrían en melé. Por entonces, los de Juan Carlos Pérez avanzaban a duras penas hacia adelante y, sin embargo, les costaba un mundo correr hacia atrás dejando entrever pequeñas fisuras con el balón vivo.

Una de esas vías de fuga, precisamente, le costó a El Salvador el primer ensayo de la mañana. Una brecha en su flanco izquierdo que Álvar Gimeno supo aprovechar en última instancia para posar junto a palos poco antes de que Gareth Griffiths redondeara el ensayo (7-0). El británico redondeó también el marcador con un nuevo a tiro a palos seis minutos después (10-0).

Pudo recortar distancias el Chami poco antes de enfilar camino de vestuarios, pero no supo aprovechar el despiste de Bell y la acción, de eminente peligro a escasos dos metros de la línea de marca, quedó en nada

En la reanudación cambió sensiblemente el panorama. Tenía que hacerlo. El líder había perdido el mando y todo el protagonismo en el juego, arrastrado por un ritmo más alto de los locales, y poco a poco empezó a recuperar el terreno perdido gracias a su trabajo de delantera. Despertó, pero para eso hubo de sufrir un nuevo golpe de castigo en la bota de Griffths, que estiró la ventaja local hasta los trece puntos (13-0, minuto 44). Hasta en dos ocasiones se quedó a centimetros del ensayo, pero se topó con un VRAC que se defendió como gato panza arriba... ¡hasta diez minutos en una sola acción de ataque! Asedio colegial que quedó en agua de borrajas, unas veces por las embestidas en defensa del Quesos y en otras por propia inoperancia, escenificado en la persona de Kerman Aurrekoetxea que tiró por la ventana la más clara de las oportunidades para romper la férrea línea defensiva de los de Merino. No supo rematar El Salvador y mediada la segunda parte lo pagaba, desesperado por no encontrar recompensa a tanto empuje. Encerrado en su línea de marca, el VRAC empezó a ver la luz a veinte minutos del final.

Sin posibilidad de definir a escasos dos metros de palos, ni siquiera en superioridad por las dos amarillas, el Silverstorm lo intentó casi desde medio campo a través de un golpe que intentó pasar el debutante Faiva que tampoco transformó. No era su día, tampoco en el juego a la mano, ya que poco después pudo lograr su primera marca en una jugada de Juan Martínez que quedó en nada al no controlar Olajuwon.

Quedaba claro que no era día para pensar en puntuar. Por si fuera poco, a dos minutos del final Alvar Gimeno puso la puntilla con un nuevo ensayo que transformó Griffiths y que puso la guinda a una mañana de signo quesero (20-0).