Con unos segundos de protesta

Álvaro López, en un momento del partido frente al Palma Futsal./Antonio Tanarro
Álvaro López, en un momento del partido frente al Palma Futsal. / Antonio Tanarro

Los jugadores del Naturpellet Segovia, que quisieron llamar la atención sobre su situación, cayeron frente a un Palma más acertado con el gol

Fernando Arconada
FERNANDO ARCONADASegovia

Hace una semana, las lágrimas y la emoción se apoderaron del pabellón Pedro Delgado. Tras una semana complicada, el equipo había sido capaz de vencer al Jimbee Cartagena, la primera victoria en el Pedro Delgado y toda una liberación de tensión. Las hazañas y las grandes gestas no suelen ocurrir dos veces tan seguidas. Tras otros días para dar y tomar (con el impago como trasfondo y la posición tanto de los jugadores como del club), el equipo cayó esta vez frente al Palma Futsal en un partido marcado por las protestas. La de los jugadores (nada más comenzar el partido, apenas unos diez segundos, mostrando así su disconformidad con el retraso en el pago de las nóminas, reclamando así también un poco más de ayuda) y la de los aficionados con los colegiados. No gustó su labor.

2 Naturpellet Segovia

Thiago Soares, Edu, Álvaro López, Álex Fuentes, Buitre, Antonio Diz, Raya, Iago Rodríguez, Chus, Nico Rolón y Monir.

4 Palma Futsal

Carlos Barrón, Joao, Bruno Taffy, Tomaz, Paradynski. También jugaron Mati Rosa, Lolo, Eloy Rojas, Catela. D. Quintela y Hamza.

Goles:
0-1, min. 7, Mati Rosa. 1-1, min. 9, Buitre. 1-2, min. 17. golazo de Catela. 1-3, min. 28, Paradynski. 1-4, min. 30, Lolo, de fuerte lanzamiento y 2-4, min. 39, Buitre.

Perdió el conjunto segoviano y cada vez quedan menos ocasiones, aunque no estuvo tan lejos de puntuar. Del Palma, un par de goles de calidad (sobre todo el de Catela; otro de un error del conjunto segoviano en la salida del balón tras el saque de una falta y otro más en un potente lanzamiento (un misil) de Lolo en el lanzamiento de una falta.

El conjunto segoviano tuvo más oportunidades en la primera parte (tenía que haberse ido al descanso con un gol más) y también en la recta final, en la que ya con portero jugador estuvo cerca del gol y quién sabe si también de algo más. Compite, le echa casta, coraje... pero esta vez (y a diferencia de la semana pasada) no le dio para conseguir un mejor resultado. Siguen en puestos de descenso (no ha variado la situación), pero cada vez quedan menos oportunidades.

Nada más empezar el partido se dio una situación curiosa... para los que no lo supieran. El equipo, con sus capitanes, quieto, sin disputar el balón, mientras el Palma movía el balón. Era un acto de protesta ya pactada con el rival, que apenas duró unos segundos, porque en seguida salió el cinco que tenía Diego Gacimartín para este partido.

En esos primeros instantes, Palma Futsal ya puso a prueba a Thiago con un lanzamiento de Tomaz, al que respondió con cierto el guardameta brasileño. Aguantaba bien de nuevo el conjunto de Diego Gacimartín en defensa, sin pasar por excesivos apuros. La mejor ocasión en esa fase fue para Álex Fuentes, pero el golpeo de balón, tras un lanzamiento de Nico Rolón salió fuera por poco. Poco después lo intentó Chus, de lejos, con una acertada intervención de Carlos Barrón.

El Palma se adelantó en el marcador a los siete minutos gracias a Mati Rosa, con un remate al segundo palo, y de nuevo la reacción, a pesar de tener el marcador en contra, fue más que aceptable. Chus otra vez de lejos. Buitre, dos minutos después, logró establecer la igualada en el marcador.

A falta de nueve minutos para el descanso, Vadillo, técnico del Palma, se vio obligado a pedir un tiempo muerto. No le estaba gustando el rumbo que estaba tomando el partido, con un Naturpellet más asentado en la cancha. Álvaro López pudo adelantar al Naturpellet, pero salvó de nuevo el portero del Palma Futsal. Y Carlos Barrón sacó otra de Iago. Se veía más al portero del Palma que a Thiago, y no dejaba que Palma estuviera cómodo.

Pero llegó el golazo de Catela, con un gran detalle técnico y un gran lanzamiento ante el que nada pudo hacer Thiago Soares. La pena es que el conjunto segoviano no consigue ponerse con el viento a favor para gestionar el marcador. Con alguna que otra protesta, sobre todo dirigida a la pareja arbitral se llegó al descanso con ese marcador de 1-2, tras un remate de Antonio Diz, muy desviado, con el que terminó esa primera parte. Todavía había partido y seguro que eso es lo que intentó transmitir Diego Gacimartín a sus jugadores durante el descanso.

La segunda parte comenzó con un chut de Buitre que paró Carlos Barrón. La afición correspondió con aplausos, siempre agradecidos. Fue buena la salida del Naturpellet Segovia, demostrando sus intenciones en esas primeras acciones ofensivas, pero de nuevo un error castigó con dureza al conjunto segoviano y permitió que el Palma pusiera por medio de Paradynski ya un inquietante 1-3 en el marcador.

Dos detalles en esta fase de partido. Uno, que el conjunto visitante cometió su quinta falta con muchos minutos por delante; el otro, para el Naturpellet, con la salida a la cancha de Monir. Fue de lo más aplaudida (también cuando se retiró). Tiene desparpajo este joven jugador, al que no le asusta encarar al rival que tenga enfrente, sea quien sea. Fue como un oasis en el desierto;una alegría entre tanta penuria. Y de nuevo el conjunto visitante vio portería con un potente lanzamiento de Lolo al saque de una falta ante el que nada pudo hacer Thiago. El 1-4 parecía que iba a ser demoledor.

Faltando cinco minutos, Diego Gacimartín apostó por el juego de cinco, buscando dar otro giro al partido; primero con Álvaro López; después con Chus y casi le sale bien la jugada ante un rival que destaca precisamente por saber defender este tipo de situaciones. No suele conceder mucho el equipo de Vadillo. De hecho, marcó Álvaro López, aunque los colegiados anularon la acción porque entendieron que el balón había salido. Otro motivo de protesta. Sí lo consiguió poco después Buitre con un potente disparo. Quedaba poco más de un minuto y al menos el equipo no se rindió. Lo intentó hasta el final y pudo incluso haber marcado un gol con el que llevar un poco de incertidumbre a las filas del Palma. No estuvo tan lejos de conseguirlo...