Mejor versión y mismo resultado para el Naturpellet Segovia (2-4)

Raya controla el balón ante la presión del levante en la pista cuellarana de Santa Clara. /Antonio Tanarro
Raya controla el balón ante la presión del levante en la pista cuellarana de Santa Clara. / Antonio Tanarro

Los de gacimartín dominan la primera parte antes de ceder ante la reacción del Levante y siguen colistas con cero puntos

LUIS JAVIER GONZÁLEZCuéllar

Al Naturpellet Segovia le toca relativizar y ver los progresos que no muestra la clasificación. La quinta derrota del curso en cinco partidos, que mantiene al club como colista de Primera, fue a la vez la más dolorosa y la más esperanzadora. Acostumbrado a ser vapuleado en el primer asalto, los segovianos se adueñaron del encuentro con una solidez defensiva encomiable. Pero la pegada del Levante gestó a fuego lento la remontada, un desenlace amargo que, sin embargo, no oculta los méritos ante un rival que ganó tres semanas atrás a Inter Movistar y que tiene un proyecto con un gran músculo económico detrás.

2 Naturpellet Segovia

Thiago Soares, Iago Rodriíguez, Nico Rolón, Raya y Buitre. También jugaron: Edu, Álvaro López, Chus, Antonio Diz y Álex Fuentes.

4 Levante

Prieto, Javi Rodríguez, Cecilio, Carlos Márquez y Maxi Rescia. También jugaron: Sena, Gallo, Jorge Santos, Javi Alonso, Pedro Toro y Pedro Ibarra.

GOLES.
1-0 (min. 8) Álex Fuentes; 2-0 (min. 11) Buitre; 2-1 (min. 16) Maxi Rescia; 2-2 (min. 26) Gallo; 2-3 (min. 33) Maxi Rescia; 2-4 (min. 39) Cecilio
árbitros.
García Hernández y Munez Carpintero. Amonestaron a Nico Rolón y expulsaron por doble amarilla a Buitre en el Naturpellet. Cecilio vio la amarilla por el Levante.

El Naturpellet abrazó sin complejos el papel de herido cicatrizante. Y acompañó la afición; cada saque de puerta era motivo de celebración. Así lo exigía el guión, con un Levante presionando sin red arriba como un depredador esperando a que su presa dé un paso en falso para abalanzarse. Vivía al límite el cuadro segoviano, buscando un respiro circulando la pelota en su mitad y cabalgaba feliz cuando Thiago detenía rápido la pelota y hacía un saque a dos manos buscando al hombre desmarcado. No hacía falta carburar demasiado; recibir, dos pasos y tirar.

La primera buena noticia para los locales era no lamentar los primeros cinco minutos, asunto nada baladí vistos los antecedentes. La balanza la rompió sin querer Nico Rolón, que pasó en unas décimas de verdugo potencial a genio. Resbaló el argentino y cuando el Levante saboreaba una contra manifiesta por el carril central, se sacó un recurso desde el suelo para ceder a Álex Fuentes. El cuadro granota había enviado su guarnición y lo pagó caro cuando Fuentes recortó con habilidad y batió por bajo al portero. Y 167 minutos después, el Naturpellet tenía la primera ventaja del curso.

El Levante aceleró el ritmo del partido y asumió el doble riesgo. Llegaron con más peligro a Thiago, forzado a varias intervenciones de mérito, pero les golpeó de vuelta al bumerám. El Naturpellet pasó de salvar bajo palos una fantástica volea tras un saque de esquina a ver, rebote mediante, a Chus encarando un mano a mano. No acertó en el control, pero el meta se confió saliendo con el balón jugado. Se lo robó atento Edu, que cedió a ante los restos de la defensa rival.

Con dos goles arriba y cinco faltas del rival a nueve minutos del descanso, el Naturpellet olió sangre. Y bien pudo ampliar la cuenta en una acción individual de Buitre o en una buena llegada de Iago. El doble penalti pudo llegar en un derribo indultado de Javi Alonso a Fuentes, pero el Levante sobrevivió. La disciplina defensiva segoviana era generalizada, con Álvaro López y Iago agigantándose, pero la pólvora granota estaba ahí y Maxi Rescia recortó distancias en una acción rota. Y Pablo Ibarra, un quebradero de cabeza constante, se agigantaba.

El guión no cambiaría tras el descanso. Presión asfixiante del Levante a la caza del error, con un dominio territorial inapelable. El desenlace parecía inevitable; Thiago repelió el primer intento pero Rescia extendía sus tentáculos. Se topó con el larguero en un mano a mano tras una mala salida de balón del Naturpellet pero puso una asistencia genial a Gallo con un toque suave con la suela; su compañero puso el lazo y fusiló sin piedad. Y los decibelios de la grada se resintieron.

«Este sí es el equipo con el que me siento identificado»

«Queríamos ganar, pero hoy sí nos vamos satisfechos con lo que buscamos transmitir a la gente. Este es el camino, tener que obligar a un equipo como Levante, con el banquillo y la calidad que tiene, a llevar el partido hasta el final es para elogiar al equipo», subrayó el entrenador del Naturpellet Segovia, Diego Gacimartín. «Este sí que es mi equipo, con el que me siento identificado y trabajamos cada semana».

El técnico valoró un choque que pudo ser mejor. «Después del 2-0 nos hemos encontrado a gusto, estábamos llegando y si hubiéramos hecho el tercero nos habría dado muchísima más tranquilidad. Era la primera vez que manejábamos el marcador nosotros. Quizás nos ha faltado manejar la ansiedad después del empate». Aun así, recalcó el mensaje. «Estoy contento porque el equipo se ha vaciado y ha trabajado, que es lo que buscábamos en jornadas anteriores. Cuando se iban metíamos los brazos; es que eso es competir y hasta ahora lo habíamos visto de manera muy intermitente». Lanzó un mensaje a Pedro, que no jugó ni un minuto: «Esto es Primera División y hay que tener intensidad y si no, es difícil. Hay jugadores que están trabajando con mucha intensidad y es lo que queremos».

El técnico del Levante, David Madrid, mostró su agradecimiento por su etapa en el club. «Me emociono mucho. Cuando vine aquí era David y cuando me fui era David Madrid». El entrenador aplaudió la reacción de sus pupilos. «En la primera parte nos hemos equivocado rotundamente, hay gente que aún no sabe lo que es Segovia, aunque no sea el Pedro Delgado. Hemos ido de tú a tú a los golpes y ahí nos ganaban. Había que meterles en media pista y subirles cuando que tenían jugadores que no eran tan habilidosos».

Herido por el empate, subió líneas el Naturpellet y se hizo acreedor de mejor suerte. Fuentes forzó una falta en la frontera del área sin mayor provecho y Diz aumentó su presencia tras los problemas físicos de Buitre. El 9 se asoció bien con Rolón en una jugada que el argentino no supo culminar y disfrutó de una opción nítida en la contra a pase del propio Buitre; con el meta batido, llegó algo forzado al segundo palo y no pudo embocar.

No conviene perdonar a un equipo con dinamita en la sangre y el Levante pasó la factura con creces. Instantes después de que Márquez estrellara en el larguero un tiro propicio, Rescia ajustició a los segovianos en una contra trastabillada, con reclamaciones de una falta clara de Alonso a Buitre por el camino que pasó sin silbato. El dueño de la tarde volvió a señalar al cielo de Cuéllar discutiría su destino el Naturpellet en los últimos cuatro minutos con Álvaro López como portero jugador pero los de David Madrid, aplaudido al comienzo del choque, no cedieron fácilmente la posesión. Y no cesaron tampoco en la presión. En esas, Cecilio le robó el balón definitivo a Buitre y cerró la cuenta a 73 segundos del final. A falta de la victoria y sin que otros resultados acompañen -Peñíscola ganó en Barcelona- los segovianos tuvieron que conformarse con ensayar, muy a su pesar, una nueva forma de perder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos