El Nava resiste en Sagunto y sigue invicto en Asobal (25-25)

Edu y Andrés Alonso tratan de frenar una acción de Dija en el duelo disputado en Sagunto. /Pepa Conesa
Edu y Andrés Alonso tratan de frenar una acción de Dija en el duelo disputado en Sagunto. / Pepa Conesa

Los segovianos recuperan un abultado déficit en la primera mitad con una actuación coral y suman un valioso empate ante un rival directo

ARNAU ALCAIDESagunto

Supo resistir una vez más el Viveros Herol Nava, que fue a remolque durante buena parte del partido, para rescatar un empate, el tercero consecutivo en un gran comienzo de liga, ante un Fertiberia Puerto Sagunto errático en los minutos finales. El equipo saguntino perdió el control del juego y pudo incluso caer derrotado en una última posesión en la que Marugán no consiguió anotar con un lanzamiento bombeado. Tras cuatro jornadas, los segovianos son sextos con cinco puntos. Solo hay tres equipos que no conocen la derrota en Asobal: Barça, Cuenca y Nava.

25 Fertiberia Puerto Sagunto

Ribes (p), Toni Alegre (1), Spiljak (4), Dija Cruz (7, 3p), Pozzer (2), Querín (5), Mirallave (1) -siete inicial- Corzo (3), Dorado, Óscar Camacho (), Óscar García (1), Ángel López, Guillermo Martínez (p), Celorrio.

25 Viveros Herol BM Nava

Sánchez Díaz (p), Alonso Polo, Calado Raposo (2), Marcelo (3), Darío Villarraso (2), Kisselev (2), Virseda (2) -siete inicial- Bernabéu (2), Baptista, Edu (2), Rodrigues, D'Antino (2), Villagrán, Rodrigo (4, 2p), Óscar Marugán (1), Lamariano (p, 1), Llopis Muro (1).

parciales cada cinco minutos.
3-1, 7-5, 9-6, 12-7, 14-8, 15-12 -descanso- 17-13, 18-15, 20-19, 23-22, 24-24 y 25-25.

El encuentro empezó con un Sagunto sólido en defensa y un gran Ribes bajo los palos que hizo olvidar por momentos a Bruixola. Cuando reflejaba un incómodo 4-1 el marcador, llegó el primer tiempo muerto de Dani Gordo, que trató de reconducir a sus pupilos. No eran tan malas las sensaciones en ataque, aunque los errores en el lanzamiento empezaban a pasar factura. Por el contrario, la solidez defensiva era inexistente y la reacción, una obligación.

El tiempo muerto surtió efecto y el Viveros Herol Nava consiguió mantenerse en el partido, siempre a asequibles dos tantos de diferencia. El Sagunto también erraba lanzamientos, pero su mejor juego hizo que los rojiblancos aumentasen su renta hasta los tres tantos, coincidiendo con la exclusión de Rodrigues en el equipo segoviano, la primera del partido, llegando al ecuador de la primera parte.

El centro de la defensa visitante, con Baptista y Rodrigues, no resistía los envites locales, como sí lo hacían la pareja formada por Dorado y Spijak. El juego del Sagunto solo decaía cuando su director, Dija Cruz, pasaba por escasez de lucidez, pero estos momentos no bastaron al Nava para sobreponerse a este equipo al que habían derrotado anteriormente en Plata los dos paridos el curso pasado.

El 14-8 obligó a Gordo a utilizar el tiempo muerto extra en esta primera parte, a cinco minutos del final, para tratar de llegar a los vestuarios todo lo vivos posible. Las rotaciones en la primera línea trataban de resolver los entresijos defensivos de los valencianos y de dar descanso a unos titulares que no habían resuelto.

Y en una acción inocente de Muro llegó la exclusión de Querín para dar vida a los forasteros, que conseguirían recortar un tanto y no perderlo en la segunda exclusión de Rodrigues. Acortaron la diferencia hasta cuatro para que los de Vicent Nogués jugaran la última posesión del primer acto tras un tiempo muerto táctico. Corzo estuvo poco efectivo, fallando el lanzamiento a suficientes segundos para la contra de Bernabéu, con la exclusión del mismo cubano, que intervino en el contraataque cuando no se podía hacer nada (15-12).

Spiljak tuvo la oportunidad en el lateral izquierdo, después del descalabro de Corzo en la jugada que cerraba la primera parte. El esloveno estuvo acertado, pero no el resto de su equipo en este arranque, que concedió varias pérdidas y tantos sin apenas oposición. La lesión de Pozzer en el hombro dejó el ataque para Dorado cuando el internacional brasileño hacía más daño a la defensa del Nava. Sin un juego espectacular, ni grandes despliegues físicos, los visitantes consiguieron acercarse en el electrónico hasta el 20-19, que supondría el marcador más ajustado hasta el momento.

Otra exclusión más en el fugaz intercambio de golpes en el que se había convertido el partido permitió a Rodrigo empatar de penalti (20-20, min. 45). Corzo pasó a jugar por la derecha para dar descanso a Querín y logró anotar en finta de brazo para que rápidamente D'Antino respondiese desde el extremo. Un mal cambio en las filas del Nava llevaría a otra exclusión y, a 12 minutos del final, el equipo local vencía de uno. Rodrigo, Marcelo y Edu fueron la apuesta del técnico visitante para liderar el juego de los suyos desde la primera línea en los minutos claves.

El intercambio de golpes mantuvo la igualdad en el marcador hasta a cinco minutos del final, cuando Nogués empleó un tiempo muerto con tal de retomar el control de un choque que había ido decantándose hacia los visitantes cuando parecía que no tenían opciones.

De infarto, a uno de diferencia, el Fertiberia sostenía el partido que bien podía valer una permanencia. La última posesión fue local. Nogués pidió último tiempo muerto con empate y apenas segundos en el luminoso para trazar la acción final. Como en la primera parte, una pérdida con torpeza pudo haberles valido la derrota, pero Marugán erró con un globo y selló la igualada en el Ovni.