El Ademar, primer finalista de la Copa de Castilla y León

El Ademar, primer finalista de la Copa de Castilla y León

Los leoneses encontraron poca resistencia en el Zamora

El Norte
EL NORTEValladolid

El Abanca Ademar de León se convirtió en el primer finalista de la IV Copa Castilla y León de balonmano, tras arrollar a un Zamora que no encontró ideas para sorprender a un rival, que ya rompió el partido en la primera mitad, con un gran Biosca en la portería leonesa.

33 Ademar

Biosca (Slaviç, ps (1) (Javier González, ps), Simonet (3), Juanín García (6,2p), Carou (2), Vieyra (3), Juanjo Fernández (4,1p), Gonzalo Pérez (5, 1p), Acacio (3), Pesic (1), Carrillo (3,2p), Jaime Fernández (-), Rodrigo Pérez (1), Rozas (1) y Espinosa (-).

19 Zamora

Barrientos (Guarido, ps) (Luis Posado, ps), García Ceballos (2), Abalós (-), Magadán (1), Guillermo García (1), Ramiro Martínez (2), Dalmau Huix (3), Maide (1), «Jortos» (2), Iñaki Gómez (-), Cubillas (3), García Magariño (1), Fernando Ruiz (-) y Jaime González (3).

Parciales
2-1, 7-2, 12-6, 15-6, 17-8, 21-10 -descanso-; 25-11, 26-12, 27-12, 29-13, 31-15 y 33-19 (final).
Árbitros
Luis Colmenero y Víctor Rollán (Federación de Castilla y León). Excluyeron a Juanjo (m.21), Carou (m.30), Rodrigo Pérez (m.36), del Ademar de León, y a Abalós (m.31, 39 y 53 -tarjeta roja-), Fernando Ruiz (m.38 y 47), Iñaki Gómez (m.41), del MMT Seguros Zamora.
PAbellón
Encuentro correspondiente a la primera semifinal de la IV Copa Castilla y León de balonmano, disputado en el Polideportivo Huerta del Rey ante algo más de un centenar de espectadores

Aunque el conjunto leonés salió a medio gas, el trabajo colectivo y la seguridad de Biosca en la portería permitió que se hiciera con el mando del partido desde el primer minuto, para lograr una renta de 5-1 que obligó a Leoncio Álvarez a solicitar un tempranero tiempo muerto en el minuto 7.

A pesar del receso, y de los cambios introducidos, el Zamora no fue capaz de frenar al Ademar, cuya portería se convirtió en una auténtica barrera infranqueable y que, además, supo utilizar todos sus recursos ofensivos para seguir incrementando la ventaja, de manera paulatina, para llegar al descanso con un 21-10.

Tras la reanudación, el equipo de Rafa Guijosa, aunque bajó la intensidad del juego, mantuvo las diferencias con absoluta comodidad, merced a la calidad de sus jugadores, que aunaron fuerzas para no perder la concentración, ante un Zamora que mejoró defensivamente, gracias a la actuación de Posado en la meta.

No era suficiente para acercarse en el marcador, puesto que los leoneses, aunque realizaron bastantes concesiones en la segunda mitad, al bajar de manera notable el nivel defensivo, se llevaron con claridad el choque (33-19).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos