https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Plátano, delicioso y nutritivo

Plátano, delicioso y nutritivo

Por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio resultan recomendables para las personas que sufren hipertensión o problemas de corazón

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Delicioso, nutritivo y muy saciante, Y, por si fuera, poco, cómodo y limpio de trasladar al cole o a la oficina. El plátano dulce, sabroso y fácil de comer –su mejor forma de consumo es pelado y crudo– es la fruta más popular entre los pequeños. Popular y recomendable. Por sus propiedades nutritivas y su fácil deglución, su consumo es muy aconsejable para los niños, los jóvenes, los adultos, los deportistas, las mujeres embarazadas y las personas mayores.

Y, además, en contra de lo que parece, tiene cabida en casi todas las dietas de adelgazamiento, eso sí, teniendo en cuenta la ración de consumo. No es, pese a su mala fama, una fruta hipercalórica. Aporta menos que otras con fama de ligeras. La costumbre de medir por gramos le da esta mala fama;pero un plátano de peso medio no llega a los cien gramos y una manzana los supera.

Por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, los también llamadas bananas resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o problemas circulatorios y de corazón.

Además de su consumo como postre, sin más, también puede emplearse en asados o fritos –aunque la variedad del plátano macho es más adecuada para esto– y resultan exquisitos en helados como en bizcochos. También se puede preparar asado con canela y machacado o puede obtenerse una pasta para mezclarse con chocolate en polvo sabrosa y saludable.

Otras formas de tomarlo

Batidos, brochetas, piruletas, flamenquines, cremas, pasteles, profiteroles, con arroz... son muchas más las ofertas posibles de las habituales y no demasiado complicadas.

Los plátanos tienen su punto perfecto, ni demasiado verdes ni demasiado maduros. Lo difícil es conservarlos y, para ello, lo primero es no meterlos en el frigorífico. Después, un viejo truco que parece funcionar es no separarlos, sino mantenerlos en racimo y proteger solo este punto de unión con un plástico. La maduración del plátano suele comenzar a producirse empezando por el rabito o pedúnculo por el que los plátanos están unidos entre sí en los racimos. Cuando las frutas se arrancan de la planta, se liberan algunas enzimas que en contacto con el oxígeno comienzan a producir la oxidación y maduración de los plátanos.

 

Fotos

Vídeos