https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Menestra con apellidos

Menestra con apellidos

Tradicional e imprescindible en provincias como Palencia, está considerado un plato de alta cocina

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Deliciosa y saludable. Hortalizas y verduras cocidas y servidas sin caldo, acompañadas generalmente de chorizo, jamón e, incluso, de carne picada. Sería esta una definición casi de diccionario que, pese a su sencillez, abre el puchero a la imaginación y las variedades. Es plato de la alta cocina porque puede presumir de productos totalmente frescos y de temporada o ser la rica variante doméstica de cualquier día de invierno, o de verano. Guisantes, patata, zanahoria, alcachofas, judías verdes, coliflor, cardos, espárragos... y el etcétera es tan largo como se desee o se tenga al alcance la mano. Ingredientes frescos y variados es la clave; luego ya están los gustos y particularidades.

Plato riojano pero también murciano y la palentina, es un plato que lleva tal apellido. Es esta una provincia que tiene fama de tener una huerta pequeña pero muy sabrosa. Destacan los pimientos de Torquemada, las cebollas de Palenzuela o las patatas de Ojeda. Es un buen panaché de verduras que se elabora con un fondo con los jugos propios de las verduras, con un poco de cebolla, ajo y magro de cerdo o jamón, se añaden las verduras y la gran diferencia con otras presentaciones es que se rebozan las alcachofas y la coliflor. La bilbaína también se caracteriza por el rebozado; pero en este caso de todas las verduras.

Con cebolla frita, jamón y chorizo

En Navarra se hace una singular y llamativa menestra de verduras que se presenta a la mesa en un cestito de hojaldre y que fuera de esta comunidad es poco conocida. Cada región pone un apellido a su menestra.

Este plato es laborioso si se hace bien; ya que hay que cocinar verdura por verdura con su tiempo correspondiente , que es variable, –o, al menos, echarlas en el mismo agua hirviendo en tiempos diferentes–, y más si cuando parte de esa verdura la rebozamos.

Con cordero, con pollo, con carne... pero lo más habitual es invadirla de sabor con cebolla frita y jamón o chorizo. Y para las prisas, tampoco ofrecen mal resultado la congelada, de la que hay calidades muy variadas (muchas abaratan abusando del guisante y con una triste por escasa presencia de otros ingredientes) y también está la opción de adquirirla cocida en tarros con solo agua y sal. El nombre viene del plato italiano 'minestrone' que es una sopa de verduras.

Y aunque a los más pequeños, 'De lo que come el grillo, poquillo', la variedad y una buena presentación puede ayudar a acercarles el gusto por este tipo de saludables preparados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos