https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Diversión en la cocina

Los jóvenes, durante el taller de cocina. /A. De Torre
Los jóvenes, durante el taller de cocina. / A. De Torre

Un grupo de niños segovianos muestra sus habilidades culinarias con la preparación de unos raviolis de calabacín

EVA ESTEBANSegovia

La primera vez que se acercaron a los fogones, cuenta su profesora, Yadira Valdiviezo, les imponía «mucho» respeto. Solo los mayores se atrevían a coger «cosas tan simples» como un cuchillo o una sartén. Sin embargo, media hora fue suficiente para dejar atrás todos los miedos.

Llegan contentos. Los 16 niños de Hontanares de Eresma saben que la finalidad del curso de cocina al que acuden cada viernes es divertirse. Ya saben lo que hay que hacer y se sientan alrededor de la mesa. Para «no perder ni un solo segundo» y poder exprimir al máximo la hora y media semanal, han acordado traer el delantal puesto de casa.

En esta ocasión, toca cocinar raviolis de calabacín rellenos de lomo de cerdo con una salsa de queso y bechamel que ellos mismos han elaborado. Cada clase es completamente diferente a la anterior. Unas veces toca guisar, otras freír y otras cocinar con alimentos en crudo. «En cuanto oyen la palabra verdura, ponen cara de asco y no quieren ni cocinarlo. Luego lo prueban y cambian de opinión», exclama Valdiviezo.

«Los niños están encantados. Se entienden muy bien y se ayudan entre ellos», subraya la profesora. Normalmente, dividen la clase en dos grupos y cada uno cuenta con un jefe de cocina. Son un equipo. Trabajan al unísono. Mientras unos cortan cebolla, otros hacen lo propio con los filetes de lomo y, el resto, pone a punto la plancha para que, en el momento de echar al fuego las láminas de calabacín, el aceite esté a una temperatura perfecta.

Los menús que propo

Varias niñas preparan distintos productos para la cocina.
Varias niñas preparan distintos productos para la cocina. / A. De Torre

ne la empresa segoviana Cre@chef apuestan por la cocina saludable para que los niños «vayan cogiendo hábitos». Aunque la mayoría asiste «porque los padres quieren que se les quite el miedo», otros, como Diego Gómez, de 12 años, tienen claro que es «un paso más» para formarse y aprender todos los secretos que esconde el mundo culinario. Él se quedó a las puertas de acceder a la cuarta edición del programa televisivo 'Masterchef Junior', pero la destreza con la que se desenvuelve en la cocina sorprende a profesores y familiares. Entre fogones tiene el éxito asegurado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos