https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Doce meses, doce viajes

Vista nocturna de Candelario, en la Sierra de Béjar (Salamanca). / javier Prieto

Ideas y propuestas para disfrutar de Castilla y León a lo largo de todo el año

JAVIER PRIETO

Enero no sería enero si no lo empezáramos lanzando al aire las inevitables listas de deseos y propósitos. Las relacionadas con la salud, el trabajo, la dieta o los idiomas te las dejamos a ti. Nosotros nos hemos centrado en uno de los temas que más nos apasionan: recorrer a fondo Castilla y León. Así que, aunque solo sea por echarte una mano, hemos elaborado una lista con doce propuestas para ir tachando a medida que avance el año. Es una forma como otra cualquiera de cumplir sueños. En este caso, el de disfrutar de nuestros tesoros más cercanos. Esos que, precisamente porque están cerca, solemos dejar siempre para más adelante.

1. Enero Senda del Gigante del Valle Estrecho (Palencia)

Nos gustan las montañas. Y el primer mes del año se suele caracterizar por nieve en las alturas. Las subamos o no –eso ya depende de las destrezas de cada cual–, siempre es bonito acercarse a disfrutar de ellas. Una forma sencilla puede ser recorrer este sendero señalizado de la Montaña Palentina. El punto de arranque de este paseo, que tiene cuatro kilómetros entre la ida y la vuelta y un escaso desnivel, se localiza en el kilómetro 15,5 de la carretera que une Cervera de Pisuerga y Velilla del Río Carrión, a 2 kilómetros de Santibáñez de Resoba. Y cuenta con el aliciente añadido de que a lo largo del recorrido conoceremos la leyenda que ha dado origen al nombre de este sendero. Ideal para hacer con niños siempre que se vaya debidamente equipado para andar por montaña y en invierno.

2. Febrero Candelario (Salamanca)

Está en la lista de los Pueblos Más Bonitos de España. No es para menos. Y porque Candelario es bonito siempre, pero mucho más cuando la sierra sobre la que se asienta está teñida de blanco, viajamos en el segundo mes del año con el ánimo de disfrutar especialmente de un paseo por su casco urbano. Siempre recomendable es la visita al Museo de la Casa Chacinera (tel. 695 563 491).

3. Marzo Lagunas de Cantalejo (Segovia)

Cuando arranquen las lluvias será tiempo para acercarse hasta uno de los entornos naturales más singulares de la provincia de Segovia: el conjunto de humedales y lavajos que renacen cada temporada entre las localidades de Cantalejo y Lastras de Cuéllar. La mejor forma de comprender cómo se formaron y la importancia que hoy en día tienen es recorrer, prismático en mano, la Senda de las Lagunas, un fácil y ameno paseo que lleva en menos de dos kilómetros desde el observatorio ornitológico de la laguna de Sotillos Bajeros hasta el de Navalayegua.

4. Abril La Adrada (Ávila)

Es sabido que el primer rincón al que llega la primavera en Castilla y León es el Valle del Tiétar. Así que enfilamos hacia allí con ganas de oler las primeras flores de la temporada y, sobre todo, de darnos un garbeo entre los caminos que corren por las laderas meridionales de Gredos. Imprescindible es hacer un alto en el Centro de Interpretación ubicado en el castillo de La Adrada (tel. 690 87 31 36), la fortaleza que don Beltrán de la Cueva se levantó en el siglo XV para regentar desde sus almenas un señorío generoso en tierras fértiles.

5. Mayo Tierra de Campos (Valladolid)

Las llanuras cerealistas que se extienden por el norte de la provincia de Valladolid hacia las de Palencia, León y Zamora son mares verdes antes de que el calor las agoste. Por eso sorprende tanto a quien las recorre en esta época del año. Un viaje entre palomares y pueblos de adobe que puede arrancarse en Medina de Rioseco, con una densa historia y un enorme patrimonio para disfrutar. Más al norte nos aguardan paradas en Villalón de Campos y Mayorga, donde se vuelve imprescindible un alto en su Museo del Pan (tel. 983 751 625).

6. Junio Museo Sierra Pambley (León)

En el corazón de la ciudad y a la vista de todos, justo enfrente de la catedral, se localiza uno de los museos más interesantes y desconocidos de León. Este museo gestionado por la Fundación Sierra Pambley (sierrapambley.org) permite adentrarse por el corazón de un caserón burgués del siglo XIX, el que habitó don Segundo Sierra Pambley, un hombre rico en su época, y que ha permanecido prácticamente inalterado hasta hoy.

7. Julio Valpuesta (Burgos)

Viajamos en este mes hacia las mismas raíces del castellano, que no están, como se suele creer, en San Millán de la Cogolla y sí en unos documentos –cartularios– de la colegiata de Santa María de Valpuesta, escritos cien años antes que las Glosas Emilianenses del monasterio de San Millán de la Cogolla. Para quien quiera darse un paseo por los alrededores, desde la puerta de la colegiata arranca el SLC-BU99, que asciende hasta el alto del Rodil. Tiene nueve kilómetros de recorrido circular y salva un apreciable desnivel.

8. Agosto Támara (Palencia)

Hay dos lugares donde siempre hace fresco en agosto y en la Tierra de Campos palentina: las bodegas y las iglesias. Así que una opción puede ser la de lanzarse a recorrer el reguero de templos monumentales que atesoran localidades como Astudillo, Santoyo, Támara, Piña de Campos o Amusco. Varias de ellas participan cada año por estas fechas en el Festival de Órgano Ibérico.

9. Septiembre La Cervatina (León)

Los tejos son árboles tozudos de crecimiento lento y vida larga, cuando los dejan. Para su desgracia –y la nuestra–, no son abundantes. Por eso, siempre es buen momento para acercarse hasta aquellos rincones en los que perviven ejemplares longevos. Uno de esos corros es el de la Cervatina. Un recorrido circular señalizado de 13 kilómetros que arranca en Puebla de Lillo y lleva hasta ellos por pistas forestales (Casa del Parque El Torreón, teléfonos 987.731.091 y 987 731 364).

10. Octubre Berlanga de Duero (Soria)

Berlanga, su castillo y su muralla conforman una estampa tan típica que parece puesta para una película de El Cid. Viajamos a la que durante casi 200 años, entre los siglos X y XI, fue una tierra de fronteras disputadas con ahínco para visitar los restos de ese castillo y su monumental excolegiata.

11. Noviembre Hermisende (Zamora)

Cuando el otoño otoñe, será el momento de disfrutar del festival de colores que ofrecen los bosques caducifolios. Entre los muchos a elegir proponemos este: el conjunto de castaños monumentales que encontramos a las afueras de la localidad sanabresa de Hermisende. Una ruta circular señalizada permite ampliar el perímetro del disfrute.

12. Diciembre Santa María la Real de Nieva (Segovia)

Una bonita forma de acabar el año puede ser acercarse a echar un vistazo al calendario tallado en piedra que se descubre en los capiteles del claustro del monasterio segoviano de Santa María la Real de Nieva. En ellos encontramos un repaso a las estaciones y los meses del año, con las tareas que se desempeñaban en cada uno de ellos tal como se desarrollaban en el siglo XV.