https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

La M.O.D.A., nuevo miembro del Club Boteros de Balbás

Los integrantes de La M.O.D.A. visitaron Bodegas Balbás. /EL NORTE
Los integrantes de La M.O.D.A. visitaron Bodegas Balbás. / EL NORTE

La Maravillosa Orquesta del Alcohol ha sido el siguiente invitado de honor

EL NORTEValladolid

La Maravillosa Orquesta del Alcohol (La M.O.D.A.) ha sido el último invitado de honor que pasa a formar parte del exclusivo Club Boteros de Bodegas Balbás, de la Ribera del Duero burgalesa. De esta manera se unen así al cantante Rayden y su grupo que inauguraron dicho club a finales de 2018 en la bodega de La Horra.

La M.O.D.A., como también son conocidos estos siete jóvenes artistas burgaleses, formaron este grupo de música folk-rock-pop hace ya siete años en las tierras del Cid. Así pues, David Ruiz (voz), Álvar de Pablo (saxofón y coros), Caleb Melguizo (batería y percusiones), Joselito Maravillas (acordeón y coros), Jorge Juan Mariscal (bajo), Jacobo Naya (teclados, percusiones, banjo y guitarra) y Nacho Mur (guitarra) se deplazaron hasta La Horra para disfrutar de una jornada única en el corazón de la Ribera del Duero.

El día comenzó con una visita a las instalaciones centrales de Bodegas Balbás. Tras ver la zona de recepción de uva, el grupo recorrió las diferentes salas de la bodega donde pudieron apreciar las fases de elaboración del vino con las explicaciones del director general, Juan José Balbás. Llegados a la sala de barricas, el corazón de la bodega, la comitiva hizo un alto en el camino. Allí, rodeados de más de 2.000 barricas de roble francés y americano, los integrantes de La M.O.D.A. firmaron la suya propia, formando así parte del Club Boteros de Balbás.

Tras el acto honorífico, la visita continuó por el botellero y la sala de embotellado, para acabar en los grandes salones, donde los jóvenes artistas pudieron disfrutar de una cata inolvidable. El verdejo abrió el paso antes de probar la nueva añada del Rosado Balbás 2018, un vino que les resultó «exquisito». Así lo definía Caleb. El siguiente paso lo dieron los tintos, el Crianza y el reserva, que dejaron en la boca de Joselito «el sabor auténtico de Ribera del Duero». Pero la estrella fue Ritus, un vino diferente a lo que habían probado hasta la fecha. Una comida castellana compuesta de embutidos de la tierra y lechazo churro asado con ensalada, todo ello regado con Alitus, puso la guinda a una jornada que no olvidarán.

Se amplía de esta manera la familia Balbás que sigue apostando por el arte, en esta ocasión en forma musical, y los jóvenes (siempre mayores de edad), como presente y futuro de Ribera del Duero, tesoro burgalés y nacional.