https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Marqués de Cáceres compra 60 hectáreas de viñedo y una bodega en Ribera de Duero

Bodegas Marqués de Cáceres, en Cenicero (La Rioja)./Sonia Tercero
Bodegas Marqués de Cáceres, en Cenicero (La Rioja). / Sonia Tercero

El grupo riojano redobla con Finca La Capilla su apuesta por Castilla y León, después de adquirir 125 hectáreas en Rueda y construir una bodega en el año 2014

ALBERTO GILLogroño

Bodegas Marqués de Cáceres acaba de desembarcar en la Ribera del Duero, concretamente en la Ribera burgalesa, con la compra de 60 hectáreas de viñedo y una bodega para comenzar a elaborar tintos de la principal denominación de origen castellana.

La apuesta de uno de los principales grupos vitivinícolas de Rioja y del país con sede en Cenicero desde 1970 entra dentro del plan de diversificación emprendido hace unos años por la compañía que dirige Cristina Forner, con una estrategia de completar un portfolio completo de vinos premium que incluya referencias de las tres principales denominaciones de origen españolas. En este sentido, Marqués de Cáceres adquirió 125 hectáreas de viñedo en el año 2014 en la Denominación de Origen Rueda, en los municipios de Serrada y La Seca, y comenzó la construcción de una nueva bodega de elaboración. En la actualidad, comercializa blancos de verdejo con la marca Marqués de Cáceres y también un varietal de sauvignon blanc como Excellens, mientras que a partir de la próxima vendimia tiene previsto hacerlo ya también con contraetiquetas de la Ribera del Duero.

En este caso, lo hará con la marca La Capilla, ya que la bodega, localizada en el municipio burgalés de Roa y a la que Marqués de Cáceres dotará de la última tecnología, se llamará 'Finca La Capilla': «Después de varios años de prospección en los mejores pueblos y viñedos, hemos adquirido una propiedad de 60 hectáreas repartidas entre los municipios de La Horra, Anguix y Roa», según confirman fuentes de la compañía.

La Ribera burgalesa, donde se asentará el nuevo proyecto del grupo riojano, es precisamente la más activa y demandada en los últimos años para nuevos proyectos bodegueros. Otras compañías riojanas de prestigio, como Roda, La Rioja Alta, SA, Luis Cañas o Remírez de Ganuza, pusieron sus ojos y sus inversiones también en los viejos viñedos del entorno, los más valorados desde el punto de vista vitícola de la denominación de origen, aunque la 'milla de oro' de las bodegas de Ribera se localiza en la zona de Valladolid, donde se ubica Vega Sicilia.

El nuevo proyecto se asentará entre los municipios burgaleses de La Horra, Anguix y Roa

De hecho, las fuentes de Marqués de Cáceres explican que «un criterio fundamental, al que más peso se le ha dado para elegir esta zona, ha sido el tipo de suelos, con pequeños majuelos de gran heterogeneidad, de alto valor vitícola y muy pobres con bajos niveles de materia orgánica». «Ello nos permitirá obtener vinos 'marca de la casa', es decir, equilibrados, aromáticos y de gran longevidad».

Bodegas Finca La Capilla, como ha bautizado Marqués de Cáceres su apuesta por la Ribera del Duero, contará con el conocimiento de la familia Forner en Burdeos, en Rioja y en Rueda, aunque dispondrá también de un equipo propio con experiencia en la zona: «Vamos a trabajar con rigor en la selección de parcelas con la idea de hacer grandes vinos de pago, producciones limitadas y diferenciadas y destinadas a una distribución especializada», señalan las fuentes de Marqués de Cáceres.

Con marca propia en Roa

A diferencia de en Rueda, donde Marqués de Cáceres utiliza las marcas que también emplea en Rioja, en el caso Ribera del Duero el nuevo proyecto lo hace con identidad y con marcas diferentes a las riojanas. Es decir, los vinos no se etiquetarán como Marqués de Cáceres, sino como La Capilla. Serán también vinos de tempranillo (allí denominado tinto fino)y dirigidos a un segmento premium. La nueva bodega contará con el apoyo técnico del equipo enológico de Cenicero y especialmente con el comercial.