https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Un «flechazo» en la Ribera

Los invitados durante un momento de la celebración. /El Norte
Los invitados durante un momento de la celebración. / El Norte

Doscientos invitados acompañaron a la bodega Finca Villacreces en su 25º aniversario

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZARO

Junto a la Denominación Origen sus bodegas cumplen años, importantes aniversarios que son el claro reflejo de cómo las elaboradoras de Ribera del Duero, al igual que la DO, echan raíces en el territorio formando parte ya del paisaje, del paisanaje y del tejido empresarial y económico de una región que comprende a tres provincias: Soria, Burgos y Valladolid, en este orden provincial si nos dejamos llevar por la corriente del río que da nombre la zona vitivinícola.

Entre esas bodegas que arraigan en la Ribera del Duero está Finca Villacreces, que acaba de celebrar su 25 aniversario. Las 25 velas las ha soplado en compañía de amigos, clientes, distribuidores y personalidades del mundo del vino en una fiesta entrañable y muy animada en la que su director general, Lalo Antón, recordó cómo descubrieron esta finca, llamada «la joya escondida de la Ribera del Duero». Escondida pero no desconocida, ya que es sobradamente conocido que sus vinos obtienen las mejores críticas de prescriptores internacionales, incluyéndose en las listas de las publicaciones más mediáticas y reconocidas del mundo del vino.

Así que con este currículo atesorado, personalidad propia, y con la aureola de vinos objeto de deseo, tras 25 años de laboreo en sus viñas y en la bodega, Finca Villacreces ha querido celebrar este importante aniversario y rodearse de todas las personas que a lo largo de este último cuarto de siglo han formado parte del éxito de esta bodega que se asienta al sur del Duero en la provincia vallisoletana, en el triángulo que forman las localidades de Quintanilla de Onésimo, Quintanilla de Arriba y Valbuena de Duero, junto a la carretera nacional 122.

Finca Villacrces.
Finca Villacrces. / El Norte

Hace cinco lustros la familia Antón –propietaria de Bodegas Izadi y Orben, en Rioja Alavesa, y Vetus, en Toro– buscaba una bodega diferente en la Ribera del Duero. Esa búsqueda les trasladó hasta la Ribera del Duero donde al ver Finca Villacreces se produjo el «flechazo», señalan desde la propia elaboradora, desde donde explican que reunía todo lo iban buscando: «Historia, terruño diferente, naturaleza, el río Duero, una buena casa y un lugar excepcional donde criar grandes vinos».

110 hectáreas, 64 de viñedo

Actualmente la bodega cuenta con 110 hectáreas de las que 64 están dedicadas al viñedo. Su situación es privilegiada ya que está asentada sobre un meandro del río Duero, en pleno corazón de la Milla de Oro de la Ribera del Duero.

Para celebrar este cumpleaños, el enólogo Lluis Laso ha elaborado el vino conmemorativo Finca Villacreces 2014 25 años, vino que saldrá al mercado en los próximos meses.

Leo Harlem

La celebración del 25 Aniversario contó con actividades que sorprendieron a los casi 200 invitados que acudieron a este cumpleaños, actividades tales como reconstrucciones históricas, danza aérea y música en directo. Tampoco faltó el humor, de la mano de uno de los mejores monologuistas del momento, el vallisoletano de origen leonés Leo Harlem que, con un excepcional monólogo, conquistó a todos los invitados.

Los asistentes también pudieron recorrer la finca en calesa, ver el viñedo y disfrutar del paisaje en uno de los mejores momentos del día, el atardecer, cuando las vistas son únicas en Finca Villacreces con la luz que ofrecen las puestas de sol de la Ribera del Duero.