https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Un firmamento de estrellas en una cata mítica para el primer cuarto de siglo de Belondrade y Lurton

El bodeguero Didier Belondrade, la enóloga y socia de la bodega Marta Baquerizo y Jon Belondrade Lurton posan con las siete añadas en formato Jeroboam. /El Norte
El bodeguero Didier Belondrade, la enóloga y socia de la bodega Marta Baquerizo y Jon Belondrade Lurton posan con las siete añadas en formato Jeroboam. / El Norte

Una veintena de los sumilleres más relevantes de España elegirán la copa más apropiada para siete de sus añadas

Nieves Caballero
NIEVES CABALLEROValladolid

Belondrades y Lurton fue el primer vino de esta comarca vitivinícola envejecido en barricas de roble francés como los míticos blancos de Borgoña. El francés Didier Belondrade.

Este año, la bodega de La Seca (Valladolid) Belondrade celebra su 25 aniversario con diferentes iniciativas. La primera de ellas fue un encuentro con algunos de los sumilleres más relevantes de España, procedentes de restaurantes con estrella Michelin, en una cata excepcional de siete añadas de Belondrade y Lurton, donde empezaron adilucidar cuál es la copa más idónea para cada una de las cosechas. Fue una cata única que congregó a más de una veintena de sumilleres que valorarán la copa en la que se expresan mejor los matices, aromas y sensaciones de uno de los primeros vinos blancos de guarda.

Belondrade y Lurton, el vino que es buque insignia de la bodega, cumple un cuarto de siglo y una serie de eventos marcarán este hito. El primero de ellos tuvo lugar el pasado 10 de junio en El Club Matador de Madrid, donde se congregaron 22 sumilleres de España, procedentes de restaurantes con estrella Michelin, que han aceptado la invitación de la familia Belondrade.

La cita consistió en explorar a través cinco modelos de copas Riedel Veritas -cedidas especialmente para la ocasión por la firma austríaca- la expresión de Belondrade y Lurton, desde la añada 2010 a 2016, embotelladas en formato Jeroboam (tres litros). Cada uno de los participantes tuvo que elegir el modelo de copa en el que, en su opinión, mejor se exprese cada una de estas siete añadas. El dictamen final será el que determine qué copas se utilizarán para el acto final del XXV Aniversario, que tendrá lugar después de la vendimia 2019 en la finca Quinta San Diego en La Seca (Valladolid).

Asistieron, entre otros, los sumilleres de La Botica de Matapozuelos (Valladolid) , Trigo de de la capital vallisoletana, Cocinandos de León, El Ermitaño de Benavente (Zamora) y La Lobita de Navaleno (Soria), todos ellos de Castilla y León; Akelarre y Martín Berasategui, del País Vasco; Les Cols, Abac y Cocina Hermanos Torres, de Cataluña; Casa Marcial y Casa Gerardo, de Asturias; Quique Dacosta y Ricard Camarena, de la Comunidad Valenciana; Atrio de Cáceres (Extremadura); Dani García, de Andalucía, y Kabuki, Ramón Freixa, Diverxo y La Terraza del Casino, de la Comunidad de Madrid.

Este evento se acompañó de una degustación vertical de Jamón Joselito (añadas 2014, 2015 y 2016), de queso Comté del afinador Marcel Petite À Saint-Antoine de 36, 24 y 12 meses de curación, así como una selección de ahumados de Carpier y foie gras micuit de Selectos de Castilla, de Villamartín de Campos (Palencia).