https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

El arte y el paisaje del vino, en una exposión en el marco de la I Fiesta Internacional enológica de Burgos

El arte y el paisaje del vino, en una exposión en el marco de la I Fiesta Internacional enológica de Burgos

El Fórum Evolución de Burgos alberga esta muestra compuesta por fotografías de gran formato

EL NORTE

'Divinum/Burgos (Arte y Paisaje)' es el título de la exposición sobre el vino y su relación con el arte y el paisaje en la provincia de Burgos, que se podrá recorre en el marco de la I Fiesta Internacional del Vino organizada por la Junta de Castilla y León. La cultura del vino se puede rastrear desde tiempos remoros en todo tipo de manifestaciones religiosas y profanas. El Fórum Evolución de Burgos, sede del primer congreso Duero Wine Fest que se celebrará los días 7 y 8 de septiembre, que reivindicará el Duero como uno de los principales ríos vitivinícolas del mundo, alberga esta exposición basada en fotografías de gran formato, realizadas en su mayor parte para la ocasión por Enrique del Rivero. Las imágenes se expondrán colgadas (sin tocar las paredes) mediante arneses especiales y cables de fibra transparente para crear una atmosfera inédita de cara a los espectadores.

La primera parte de la muestra se centra desde las cerámicas celtibéricas en las que los vacceos del castro de Solarana bebían el vino del Arlanza, hasta las abundantes representaciones que dejaron los romanos, como mosaico de Baco en Baños de Valdearados, representaciones de Clunia y estelas funerarias en Lara de los Infantes, etc.

Con la llegada del cristianismo a Burgos se incrementa la iconografía relacionada con la vid y el vino. Así, destacan algunos sepulcros y representaciones paleocristianas, los relieves de la ermita visigótica de Quintanilla de la Viñas, la ventana mozárabe de la ermita de las Santas Centola y Elena en Valdelateja y relieve de la misma época del monasterio de Valeránica en Tordómar.

En plena Edad Media y dentro ya del ámbito del arte románico los testimonios relativos a la representación del mundo del vino se multiplican. Nos encontramos con notables ejemplos de capiteles, relieves y canecillos por toda la provincia. Entre todos, y son muy abundantes, sobresalen los capiteles del claustro del monasterio de Santo Domingo de Silos y los de las portadas de las iglesias de Siones de Mena, Moradillo de Sedano y San Pedro de Tejada.

A partir del siglo XIII, con la llegada del arte gótico y la pujanza del Camino de Santiago, las muestras artísticas vinculadas con el vino y sus distintos significados, en especial el litúrgico, continúan aumentando.

Y desde luego es en la Catedral de Burgos donde son más notables y significativos. En este templo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, abundan los motivos decorativos y artísticos de carácter vinícola. Desde la cuidada decoración con hojas de parra y racimos de varias de las capillas y sepulcros del claustro superior, hasta distintas escenas litúrgicas y profanas distribuidas por todo el templo. Entre las profanas destacan los relieves y taraceas de la renacentista sillería del coro. Mención aparte merece una de las joyas de la orfebrería renacentista española: el cáliz de la Capilla del Condestable. Más modernos, en concreto del barroco, son los policromados ángeles con racimos que decoran las columnas del retablo de la capilla de San Enrique.

En Burgos y en la iglesia de San Nicolás, en concreto en su magnífico retablo gótico esculpido en piedra, aparecen varias escenas relacionadas con el vino. Lo mismo nos encontramos en la Cartuja de Miraflores y su relieve de la Ultima Cena de Gil de Siloe, en su retablo mayor.

Otro monumento burgalés muy relacionado con el vino, por algo se encuentra ubicado junto a la misma orilla del río Duero y rodeado de viñedos, es el monasterio de La Vid, con su Virgen titular del siglo XIII. Y hablando de la Ribera del Duero no se puede olvidar a la venerada patrona de Aranda de Duero: la Virgen de las Viñas.

También aparecen elementos decorativos del barroco y el rococó hasta llegar hasta los tiempos contemporáneos en los que destacan las pinturas costumbristas sobre el vino, el viñedo y la vendimia del gran artista ribereño José Vela Zanetti.

Paisaje

Todos estos testimonios artísticos son consecuencia de la importante presencia del viñedo en el territorio de la provincia de Burgos. Hasta bien entrado el siglo XV era uno de los cultivos predominantes en casi todas las comarcas. Pero un radical cambio climático, conocido como Pequeña Edad de Hielo, y diversas plagas y enfermedades dejaron el viñedo constreñido a las zonas en las que en la actualidad se desarrolla en todo su esplendor: Ribera del Duero y Arlanza. También hay que reseñar que Burgos tiene un pequeño enclave territorial, El Ternero, en La Rioja. Sus 250 hectáreas están cubiertas de un viñedo que pertenece a la Denominación de Origen Calificada Rioja.

Aunque la mayoría de las imágenes recogidas en la exposición van a reflejar los paisajes de las dos comarcas vitivinícolas burgalesas más importantes, Ribera del Duero (con zonas en Valladolid, Soria y Segovia) y Arlanza (Burgos y Palencia), protegidas por sendas denominaciones de origen, también aparecerán los paisajes dejados por el vino a lo largo de siglos en La Bureba. En esta comarca y en algunas otras zonas de Las Merindades y el entorno de Miranda de Ebro se cultivo con profusión una variedad de uva de la que se obtenía un reconocido chacolí. Hoy en día todavía existe una bodega que elabora chacolí burgalés en el Valle de Mena.

El apartado de paisajes recogerá los viñedos y alguna de las principales localidades y monumentos de su entorno, sin olvidares del rico patrimonio etnográfico relacionado con el vino: lagares, bodegas, cerámica, tonelería, etc.

Para más información, www.lafiestadelvino.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos