El TAC, ese milagro en las alturas que se ve a pie de calle

El espectáculo multicisplicinar de Moreno y Calleja llenó la Plaza Mayor. /G. Villamil
El espectáculo multicisplicinar de Moreno y Calleja llenó la Plaza Mayor. / G. Villamil

Los que llenaron la Plaza Mayor tuvieron que dividir su atención entre los distintos escenarios

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑO

'El Comediante (en Esencia)' inauguró ayer la vigésima edición del Festival de Teatro y Artes de Calle. Es un espectáculo diseñado por David Moreno y Cristina Calleja para este especial aniversario. Pusieron música, danza y gesto a la transformación de los ciudadanos en espectadores durante veinte años por calles y rúas vallisoletanas. Los que llenaron la Plaza Mayor tuvieron que dividir su atención entre los distintos escenarios, las diferentes artes que se fueron sucediendo y la hipnótica iluminación.

El montaje desgrana la historia de una niña pequeña que empieza conociendo y viendo el TAC y crece con el TAC hasta llegar a ser comediante. En la obra participaron alrededor de 60 personas, 30 en escena (entre ellas artistas y actores vallisoletanos y el coro XYK Singers) y otras 30 detrás del escenario (técnicos, montadores y el equipo de producción).

La puesta en escena se realizó en un escenario de 40 metros de largo, 20 metros de ancho y ocho metros de altura, con rampas y pantallas, con la música como hilo conductor. 'El comediante (en Esencia)' se enmarca dentro de 'Esencia', «un proyecto donde creamos desde cero, a medida una propuesta para mimetizarnos con la idea del festival o de la cosa a celebrar. Parte de la fuerza de Esencia es que el equipo profesional de la compañía trabajamos mano a mano en colaboración tanto como la agencia del festival como con artistas locales de cada sitio al que vamos», aseguró Moreno en la presentación.

Más información

El espectáculo está concebido como un homenaje a la trayectoria del TAC, 20 años de emociones, de risas, gestos sorprendidos, sonrisas, del más difícil todavía, de lo imposible, de sueños y realidades soñadas. «Alguien llega a la ciudad, unos ojos no pueden dejar de mirar, sus oídos no pueden dejar de escuchar... Una maleta, un piano y unos personajes capaces de llenar esa mirada de universos que transforman todo a su alrededor. La esencia está en los ojos de quien mira…», recoge la sinopsis.