Espectadores del TAC contemplan una danza tumbados en hamacas bajo el escenario

Un grupo de espectadores recostados en hamacas bajo el escenario acristalado contempla a los bailarines de Imperdible en la plaza de Poniente. / Gerardo Sanz

Trapu Zaharra recrea en clave cómica en la plaza de San Andrés el conflicto entre el turismo estrés y los vecinos molestos, que también viajan

Jesús Bombín
JESÚS BOMBÍN

Sobre una plataforma acristalada un grupo de bailarines interpreta una danza, seguida al detalle desde una perspectiva inusual por ciudadanos recostados sobre hamacas colocadas bajo el escenario transparente. 'Mirando al cielo' es el título de este espectáculo estrenado en 2003 por Imperdible Artes Escénicas y Visuales en el TAC vallisoletano, al que retorna 16 años después a la ciudad, reencontrándose con algunos espectadores que en su día vieron el estreno y repiten disfrutando de esta propuesta con sesiones desde el día 22 y que se puede ver hasta este sábado en la plaza del Poniente de 19:00 a 21:00 horas.

Noticias relacionadas

«Queremos romper la mirada habitual, desarmar al público de sus seguridades y dar la oportunidad de contemplar las artes escénicas desde otro punto de vista», expone José María Roca, director de la compañía sevillana.

El reto opuesto de la observación de la danza debajo de un escenario es hacerlo desde lo alto, posibilidad a la que se acoge 'Persecución' a partir de una estructura de dos plantas en la que se colocan los espectadores. El título de la obra toma el de un disco de Juan Peña 'el Lebrijano', publicado en 1976, y que habla sobre la diáspora del pueblo gitano a lo largo de la historia, fundiendo flamenco, poesía y denuncia social.

Roca dedicó elogios al TAC por haberse consolidado durante veinte años, dijo, al margen de orientaciones políticas: «Este es un festival de la ciudad, al que los programadores vienen de forma natural, de manera que Valladolid se ha ido convirtiendo en un mercado sin olvidar que lo importante es el público».

'Persecución', producción de Imperdible que los espectadores contemplan desde lo alto de una plataforma.
'Persecución', producción de Imperdible que los espectadores contemplan desde lo alto de una plataforma. / Gerardo Sanz

Con el apoyo del Gobierno vasco participan en el festival las compañías Trapu Zaharra, Zanguango y Natxo Montero Danza, que han presentado sus creaciones en la Casa Revilla. 'Turisteando' la pone en escena Trapu Zaharra en la plaza de San Andrés (viernes y sábado a las 18:30). «La obra juega con el turismo estrés que están padeciendo algunas ciudades», explica Santiago Ugalde, actor conocido por su participación en filmes como 'Ocho apellidos vascos' o la serie televisiva 'Allí abajo'. «La obra juega con la contradicción de los vecinos que se quejan de la presencia masiva de turistas cuando ellos mismos también viajan y saturan otros lugares, todo ello visto a través de una ama de casa, lo que nos da para fantasear sobre lo que es el turismo visto por los políticos, por los vecinos y la idea más abierta e ingenua de la protagonista haciéndose con la complicidad del público».

En torno al mero hecho de existir y la necesidad de detenerse, de tener tiempo para recapacitar y no estar obligado a producir ni generar nada la compañía Natxo Montero Danza ha levantado 'Barbecho urbano' (plaza Santa Ana, viernes a las 20:00 horas).

Por último, Zanguango Teatro hace doblete en la calle Platerías: Primero, con 'Al otro lado' (sábado a las 13:00 y 20:00 horas) para reflejar una historia cotidiana de la vida urbana a partir de un telón portátil que convierte en protagonistas involuntarios a quienes en ese momento transitan por la calle. Su otra propuesta se pone en escena este viernes a las 20:00 horas bajo el nombre de 'Flux', transformando a partir de una alfombra roja el flujo de personas que transita por la calle -también por Platerías-, lo que da lugar a situaciones de humor absurdo que modifican la percepción convencional de nuestro entorno más cotidiano.