Herederas y notarias del Siglo de Oro

Eva del Palacio y Ana Zamora posan en la Corrala del Palacio del Caballero de Olmedo. /Fran Jiménez
Eva del Palacio y Ana Zamora posan en la Corrala del Palacio del Caballero de Olmedo. / Fran Jiménez

Eva del Palacio, Ana Zamora y Helena Pimenta suman un siglo rescatando obras del XVI y XVII. Las tres directoras acercan estos días al Festival de Olmedo textos de Moreto, Torres Naharro, Lope, Calderón, Cervantes y Zorrilla

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Amparo Pascual, Ana Zamora, Chani Martín, Eva del Palacio, Pepa Gamboa, Helena Pimenta, Ainhoa Amestoy,... La lista se va hasta los quince nombres y la integran mujeres dramaturgas que defienden una sólida trayectoria al lado de clásicos como Lope de Vega, Tirso, Calderón, Ruiz de Alarcón, Moreto, Torres Naharro, Cervantes, Gracián, Juan de la Encina, o Gil de Hontañón, entre tantos otros.

La lista podría ser más amplia pero su techo lo ha puesto este año el Festival de Almagro con todas y cada una de las mujeres, dramaturgas y directoras de compañía, que desfilan este año por la cita de referencia del teatro clásico y que, como tal, reciben un homenaje muy especial por su visión y aportación al género. Un elenco de primer nivel del que Olmedo, desde su modesta atalaya, rescata en estos días tres nombres: el de Eva del Palacio, que ayer rescató junto a Morboria Teatro el clásico de Agustín Moreto 'De fuera vendrán quien de casa nos echará'; Ana Zamora, que llevará esta noche al Palacio del Caballero la 'Comedia Aquilana' del extremeño Torres Naharro, en una coproducción entre Nao d'amores y la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC); y Helena Pimenta, que dirige mañana 'La voz de nuestros clásicos', con fragmentos de obras de Lope de Vega, Calderón, Cervantes y Zorrilla.

Pimenta, Del Palacio y Zamora, entre las tres casi un siglo rescatando textos de nuestros clásicos, son voces autorizadas en lo que al Siglo de Oro se refiere. Tanto o más que Sor Juana Inés de la Cruz, Ana Caro de Mallén o María de Zayas, autoras de la época, o actrices más reconocibles como Baltasara o la Calderona. «Está bien que haya llegado el momento de sacar las uñas. Me parece estupendo que ahora se focalice en las mujeres, pero hay muchas que llevan años trabajando en esto a las que nunca se les ha hecho caso», apunta Eva del Palacio –desde el año 83 en Morboria Teatro–, que apunta este inusitado interés en el trabajo de la mujer al momento que vivimos. «A mi no me ha cambiado absolutamente nada. Políticamente será un buen momento, pero no se nos ayuda más ni se nos abre ahora la puerta en teatros que eran inaccesibles. Me tengo que seguir arriesgando en un teatro comercial en el que voy al 50 por ciento, con suerte, con el empresario, y aún así te metes en un agujero tremebundo aunque vaya bien de público», añade.

«Políticamente será un buen momento, pero no se nos ayuda más ni se nos abre la puerta a teatros que eran inaccesibles»

«Políticamente será un buen momento, pero no se nos ayuda más ni se nos abre la puerta a teatros que eran inaccesibles» eva del palacio, directora de morboria teatro

Ana Zamora –en Nao d'amores desde 2001– comparte reflexión sin perder un solo segundo la realidad en la que viven las compañías de teatro clásico, independientemente de si son dirigidas por hombres o mujeres. «Soy feminista por necesidad y convencimiento, pero creo que no debemos perder el norte y centrarnos en nuestra labor profesional, reconociendo que alguna de las mejores puestas en escena que se han hecho en este país en los últimos años están hechas por mujeres. No podemos perder energías y seguir siendo un referente para los jóvenes», comenta firme, mientras reconoce su admiración por el camino que abrió Helena Pimenta. «Yo era una jovencita estudiante segoviana a la que se le caía la baba cuando aparecía por allí Helena con 'El sueño de una noche de verano' en aquella gira maravillosa», confiesa, al mismo tiempo que insiste en que «más que contabilizarnos en número, nuestro reto debe estar en seguir haciendo trabajos serios y demostrar que se puede trabajar de igual a igual, también en un ámbito eminentemente masculino como era el de la dirección de escena».

«Más que contabilizarnos, las mujeres debemos seguir haciendo trabajos serios y demostrar que se puede trabajar de igual a igual»

«Más que contabilizarnos, las mujeres debemos seguir haciendo trabajos serios y demostrar que se puede trabajar de igual a igual» ana zamora, directora de nao d'amores

Tanto Eva del Palacio como Ana Zamora, y qué decir de Helena Pimenta, llevan tanta mili sobre los escenarios que coinciden sin ambages en no dejarse atrapar por el piropo oportunista. «Estamos en un momento en el que está muy de moda tener a la mujer en primer plano, y lo que no querría es que este tipo de cosas pongan el foco de atención en algo que no sea el trabajo que venimos haciendo», sostiene la directora de Nao d'amores, apoyada en su trabajo del día a día por otra mujer de referencia en los arreglos musicales como es Alicia Lázaro. «De hecho no se entiende Nao d'amores sin su trabajo. Pero nuestro trabajo no tiene que ver con la sensibilidad ni con ser hombre o mujer si no con un compromiso y un rigor con una serie de textos que nos fascinan», asiente.

El enigma Torres Naharro

Su labor en 'Comedia Aquilana' que se representa en el Palacio del Caballero (22:30 horas) se remonta a un viaje a Italia para encontrar respuesta a una de tantas preguntas como acostumbra a hacerse Ana Zamora. «Cuando pusimos el nombre de Torres Naharro sobre la mesa nos preguntamos cómo un autor tan famoso que editó tantísimo, hoy no se ponía en escena. Nos planteamos la posibilidad de que nosotros mismos estábamos leyendo mal a Torres Naharro, y que él mismo no controlaba las leyes de la dramaturgia. Me planteé que había que resituarlo en su tiempo y en su espacio para poder entender lo que emana de su propio texto para resucitar a Torres Naharro», explica. Y eso había que hacerlo en Italia, donde el dramaturgo pacense escribió prácticamente todos sus textos. Así que hasta allí se fue Ana Zamora durante dos años para bucear en su obra. «La única manera de abordar el teatro clásico es entender qué significa un texto, primero en su propio tiempo y espacio, para ver luego lo que nos puede interesar y convertirlo en materia contemporánea», esgrime sobre un primera etapa en la que tuvo sus más y sus menos con el propio autor. «Hasta que encontré esta vía de intentar entenderle me llevé bastante regular con él. Luego ya ví que el problema era mío, no suyo, y a partir de ahí encontré otras fórmulas para llegar al entendimiento», comenta la directora segoviana, que hubo de podar un texto original de 80 folios para dejarlo en la mitad. «Peinar un texto significa acercarlo más al espectador. Nosotros no usamos actualizaciones verbales o modernizaciones del léxico porque o ayudas al espectador a formar parte de nuestro mundo o queda algo acartonado. Hay que conseguir que espectador y autor se entiendan en ese diálogo, y para ello no hay que simplificar sino dar al espectador las armas que necesita para leer esos textos», asegura.

«Maltratamos nuestro Siglo de Oro, sobre todo en educación. Hay que hacer que los niños amen el verso y sepan defenderlo»

«Maltratamos nuestro Siglo de Oro, sobre todo en educación. Hay que hacer que los niños amen el verso y sepan defenderlo» eva del palacio, directora de morboria teatro

El texto de Torres Naharro –del que se celebran 500 años de la publicación de 'Propalladia', compendio de su obra– llega esta noche al Palacio del Caballero después de disfrutar de la fiesta barroca, «con entremeses bailables y danzables», propuesta ayer por la compañía Morboria Teatro que dirige Eva del Palacio. Actriz y directora de la compañía, Del Palacio asegura que deberíamos defender a nuestros clásicos como defendemos nuestro patrimonio. «Maltratamos nuestro Siglo de Oro, sobre todo en educación. Hay que hacer que los niños amen el verso y sepan defenderlo. Y luego nos tienen que ayudar para que queramos más ese patrimonio que es la envidia de muchos y que es exportable al máximo», afirma. «Muchas veces es por desconocimiento, hay programadores que solo programan una obra en verso, y hay que decirles que al espectador tambien se le tiene que educar. Si no se lo das tampoco lo va a llegar a querer», añade.

«Hay que lograr que autor y espectador se entiendan, y para eso hay que darle armas para leer esos textos»

«Hay que lograr que autor y espectador se entiendan, y para eso hay que darle armas para leer esos textos» ana zamora, directora de nao d'amores

Para este martes 17 quedará la propuesta del CNTC con 'La voz de nuestros clásicos' de la mano de Helena Pimenta, la tercera directora de este XIIIFestival del Olmedo que vendrá a poner el acento a las palabras del director del Festival de Almagro, Ignacio García: «Si las mujeres tienen más presencia, el Siglo de Oro será mejor».

Temas

Olmedo
 

Fotos

Vídeos