Lo bueno, si Temple, dos veces bueno

Escena de 'El criticón', de la compañía Teatro del Temple. /El Norte
Escena de 'El criticón', de la compañía Teatro del Temple. / El Norte

La compañía aragonesa Teatro del Temple acerca al Festival de Teatro Clásico de Olmedo una versión inédita de 'El criticón', de Baltasar Gracián, un 'thriller' que incluye guiños a Goya y a Buñuel

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

En 2019 celebrarán sus primeros 25 años como compañía, tiempo en el que han alternado contemporáneos con textos clásicos en busca siempre de un ángulo muy particular y exclusivo. Si el año pasado visitaron Olmedo de la mano de Calderón y 'La vida es sueño', en esta ocasión han rescatado para la escena a Baltasar Gracián en un inédito 'El criticón' (miércoles 18, a las 22:30 horas en el Palacio del Caballero) que utiliza la ironía del autor para denunciar la decadencia en la que vive sumergida la sociedad actual.

Teatro del Temple crea una estructura que se aproxima al 'thriller' para narrar la aventura de los dos personajes, Andrenio y Critilo, embarcados en la búsqueda de una mujer. «Gracián casi se mete en el cuadro del Bosco de 'El jardín de las delicias', de manera que los personajes de nuestra obra se encuentran con seres de todo tipo y una trama que les plantea tener que superar distintas pruebas que le somete ese mundo para no caer en un mundo ilusorio, en la falsedad, etcétera. En esa aventura se encuentran con personajes atrapados en su codicia y en su soberbia», explica Carlos Martín, director de 'El criticón', sobre un montaje que invita al espectador a un viaje muy particular. «Es casi un 'thriller' donde el espectador sigue las aventuras de estos dos personajes en su lucha por no caer en los grandes pecados capitales», apunta. Y en ese viaje el espectador se encuentra cómo la acción está ambientada en una embajadaeuropea actual donde el texto llega a plantear guiños a Goya o Buñuel, aragoneses ambos como Baltasar Gracián o la compañía Teatro del Temple.

Pasaje de la obra de la compañía Teatro de Temple.
Pasaje de la obra de la compañía Teatro de Temple.

«Gracián tiene mucho que ver con el expresionismo goyesco y el surrealismo buñueliano. No sé si porque es aragonés o por qué, pero hay una conexión y un lenguaje común bastante inexplorado en los escenarios», señala Martín, quien reconoce especialmente arduo el proceso dramatúrgico que tuvieron que pasar antes de definir el texto final.

'El criticón', considerada como una de las cumbres de la narrativa filosófica española, fue publicada en tres partes en 1651, 1653 y 1657, y su texto no responde precisamente al lema que tanta fama reportó a Gracián. Han sido Alfonso Plou, José Luis Esteban y el propio Carlos Martín los que han tenido que hacer dos veces bueno el extenso texto de 'El criticón'. «Es un pedazo de novela filosófica, maravillosa pero complejísima y llena de vericuetos. Ahí es donde hemos entrado nosotros para condensarlo y conseguir un resultado que funcione. Coger una novela del XVIIcon tanto material es difícil de llevar a escena», esgrime.

Tatreros y empresarios

Al igual que sucede en el 90 por ciento de los casos y de las compañías de teatro clásico, su proceso necesitó de un periodo de poda importante para adaptar un texto denso y farragoso. «El planteamiento de nuestros clásicos que estamos viviendo en nuestro país es muy interesante. Estamos hablando de un material muy rico que te permite jugar a modificar determinados puntos de vista. En nuestro caso estuvimos casi un año con la dramaturgia para convertir el texto en material teatral. Un proceso muy interesante porque Baltasar es fantástico y creo que hemos encontrado una serie de claves que funcionan. Sorprende el resultado», anticipa el director de la compañía aragonesa, encargada también de gestionar un espacio escénico en Zaragoza como es el Teatro de las Esquinas.

Nacido en 1994, Teatro del Temple ha puesto en escena más de 40 espectáculos que combinan la dramaturgia propia con la puesta en escena de autores contemporáneos –Luis Araújo, Antonio Orejudo, Maxi Rodríguez o Jordi Galcerán, entre otros–, sin olvidar el repertorio más universal –caso de Shakespeare, Lope de Vega o Valle Inclán–. En su trayectoria han conseguido premios como el Max al Mejor Espectáculo Revelación por 'Picasso adora la Maar' (2001) y cuatro nominaciones.

La compañía maña, que este año no acude a Almagro, estrenará a la vuelta del verano '1971', «un trabajo de música y danza con coreografía de Roberto Oliván y música de Rafael Berrio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos