Intro Music: Xoel López, mejor acompañado que solo

Concierto de Xoel López en la Feria de Valladolid dentro del Intro Music./Rodrigo Jiménez
Concierto de Xoel López en la Feria de Valladolid dentro del Intro Music. / Rodrigo Jiménez

El cantante gallego se despoja del formato acústico para su concierto en el festival vallisoletano

Samuel Regueira
SAMUEL REGUEIRAValladolid

Después de la inauguración a cargo de Coque Malla de la V edición del Intro Music en la Feria de Valladolid, el festival continuó con un concierto desempeñado por el músico Xoel López, que acompañado por su banda -el cantante advirtió que en su última visita aquí optó por el formato acústico- desarrolló un espectáculo potentisimo que ya tenía conquistado a su público con el primero de los temas desarrollados, 'Jaguar'.

Contenidos relacionados

Los prosélitos del ex-Deluxe estaban ya desengrasados, tal vez por la sacudida del despertar que ejecutó antes Malla, o quizás por las logradas mezclas a cargo de Dridri DJ, que consiguió arrancar en el descanso previo algún conato de breakdance improvisado con su fusión de 'Thunderstruck' de AC/DC y la icónica banda sonora del largometraje ochentero 'Los cazafantasmas'. Por lo que se refiere a López, su espectáculo de luces de colores y humo artificial estimuló el resto de sentidos abotargados por el sobreestímulo del oído a través de 'Cometa'. Fue sin duda un punto fuerte del concierto 'Hombre de ninguna parte', que el auditorio, con pudor, acompañaba al estribillo manteniendo la voz casi tan baja como un susurro, para después desmelenarse con la sección tarareada, dejando sus cuerdas vocales como cuerdas de amarrar barcos.

'Todo lo que merezcas' cedió el paso a una novedad del último disco ('Sueños y pan'), una melodía titulada 'Balas'. 'Flores de plástico' o 'Por el viejo barrio' hicieron que la gente se viera en la necesidad de guardar los smartphones con los que grababan o tomaban fotos, dejasen en el suelo abrigos y mochilas o mordieran, con sus dientes, los vasos de plástico.Todo era poco en aras de poder aplaudir a un ídolo que no tuvo problema en dejarse 'comer' por la banda' y, cuando tocaba, ceder el protagonismo a cualquier arrancada instrumental del resto del conjunto.

'Frutos', 'Tierra' y 'El amor valiente' mantuvieron el ya de por sí altísimo nivel, hasta que López se la jugó reivindicando, en tierra castellana, su raíz gallega con 'A serea e o mariñeiro'. La jugada no pudo salir más redonda, y el público entró al trapo como si se encontrasen ante la presencia de la mismísima Rosalía (de Castro). El concierto finalizó, con los aullidos del público por medio, a través de 'Yo solo quería que me llevaras a bailar', 'Lodo', la recientemente recuperada 'Que no', o una versión del 'Ojalá que llueva café' de Juan Luis Guerra que se enlazó con 'De piedras y arena mojada', y que permitió un lucimiento tribal espectacular de la percusión como broche final del concierto.

 

Fotos

Vídeos