Triunfitos impermeables de nueva generación

Concierto de Operación Triunfo en Valladolid./Ricardo Otazo
Concierto de Operación Triunfo en Valladolid. / Ricardo Otazo

El concierto de OT en Valladolid reunió a más de 12.000 personas a pesar de los paraguas y de la distancia

Clara Rodríguez Miguélez
CLARA RODRÍGUEZ MIGUÉLEZValladolid

Prado, césped artificial para engañar al barro y chubasqueros para aguantar la lluvia dominaron anoche el panorama previo al único concierto de la gira de Operación Triunfo en Castilla y León, en la Antigua Hípica de Valladolid. Los triunfitos del 2017 desataron ayer la fiebre entre los alrededor de 12.000 fans que acudieron. Eso sí, no faltaron encontronazos con la organización, como el que denuncia Ángel María García, padre de una de las asistentes, que lamentó que se retiraron paraguas e incluso medicamentos, o Carolina Condado, que habló de colas caóticas.

Contenidos relacionados

Cuando RTVE se cansó de que otros canales le comieran la merienda en lo que a público joven se refiere, llamó a filas a Operación Triunfo. El rediseño del programa producido por Gestmusic, que nació con el siglo y catapultó a la fama en su primera edición a Chenoa, Rosa, Bustamante o Bisbal, incluyó en esta ocasión un canal en YouTube 24 horas y un formato a caballo entre el 'talent' y el 'reality'.

Con reminiscencias a Gran Hermano, la emotividad de los 16 aspirantes del concurso, Amaia, Aitana, Ana Guerra, Cepeda, Roi, Alfred, Agoney, Mireya, Miriam, Nerea, Raoul, Ricky, Marina, Juan Antonio, Mimi y Thalía, ha hecho que su popularidad subiera como la espuma. «Destaca la ingenuidad, que estén menos mediatizados«, apuntó Rodrigo González, de Segovia. Laura García venía de Alcalá de Henares, en calidad de regalo de cumpleaños, con la esperanza de darle un cartel a Amaia.

No se lo perdió ni el alcalde, Óscar Puente, ni la nueva ministra de Industria, Reyes Maroto. Los fans casi se quedan afónicos nada más ver cómo el grupo al completo arrancaba las primeras notas con 'Still Standing'. «¡Quiero oíros gritar!», alentó Ricky enseguida, y en cada intermedio uno de ellos dejaba su marca o su agradecimiento por el aguante con la lluvia. Seguridad tuvo dificultad para contener a la gente: todo un ejército de móviles y ojos fascinados se balanceaban del escenario a las pantallas y de nuevo a escena. Marina levantó pasiones con la bandera LGTBI, Agoney y Raoul con sus manos unidas, y Juan Antonio, que mencionó al «amor de su vida», que se encontraba en el público.

Los aullidos se desbocaron por muchas versiones, como las de 'Quédate conmigo' , 'Miedo', 'La Bikina' o 'Shape of You'. 'Tu canción' fue coreado entre arrobadas miradas de los fans hacia la pareja eurovisiva que componen Amaia y Alfred. No menor aceptación tuvo uno de los éxitos de la edición, 'Lo Malo', el tema interpretado por Aitana Ocaña y Ana Guerra. Carteles y globos desfilaron por el lleno, con el cariño para la ciudad de cada uno de los cantantes: los próximos 16 candidatos van a tener el listón alto en cuanto a convocatoria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos