Hernández Pastor invita a volar con su gregoriano para «voz y silencio»

El contratenor José Hernández Pastor. /El Norte
El contratenor José Hernández Pastor. / El Norte

El contratenor ofrece un concierto el miércoles en el festival Abvlensis

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Sonará su voz desnuda en la Iglesia de San Andrés. El contratenor José Hernández Pastor (Valencia, 1974) quiere transportar al público de 'En alas del espíritu' al retiro meditativo que le llevó a concebir este programa. Será «música para voz y silencio».

Hace unos años pasó diez días en un retiro de meditación en silencio. «Estuve tiempo buscando vías musicales en torno a la contemplación. Por supuesto están los mantras, practico yoga, pero como estudioso de la musicología decidí ahondar en la música occidental que conecta con lo divino. Y ahí está el gregoriano, que tiene una función primigenia de acompañar la oración y en su condición rutinaria también hay hueco para melodías de mucho encanto». Ayudado por su maestro Ángel Medina de la Universidad de Oviedo diseñó un programa que incluye una página musical del sigloXIII que no se había vuelto a cantar desde entonces. «Es un folio de pergamino que se encontró en el refuerzo de un libro, en el Monasterio de Santa Clara de Carrión de los Condes (Palencia). Se trata del responsorio 'Dat Virtutis argumentum', muy especial pues tiene una escritura mixta de gregoriano y ritmo».

Pastor considera que «la meditación me permite conectar con el silencio y con el espacio del que surge el sonido, igual que miramos al horizonte para saber por dónde sale el sol». Dedicado a la música antigua, formado con René Jacobs y habitual colaborador de Jordi Savall, hace seis años una crisis personal le llevó a plantearse «que podía aportar yo como artista, qué podía cantar mi voz para que el público saliera de la sala de conciertos de distinta manera a la que entró». Y 'En alas del espíritu' parece que es la respuesta. «Son muchos años en los escenarios recibiendo la respuesta de la gente y con este programa vienen muy agradecidos». José Hernández Pastor lamenta que hoy en día la música antigua no se programe tanto como hace unos años, en su década dorada. «Si tienes que buscar otras vías de ingresos en la docencia o en otros trabajos, eso implica que no te dediques en exclusiva a cantar y necesariamente baja el nivel». Pastor está iniciando el camino de la práctica del yoga en los músicos. «Estamos empezando a ir a lo importante, a la relación de una elección profesional y su relación con la psicología. Hay gente que toca muy bien pero es incapaz de pasar una audición porque no logra un equilibrio personal. En cambio quien sí lo tiene pasa la prueba».