«La alcoba es un lugar muy interesante para explicar al ser humano»

«La alcoba es un lugar muy interesante para explicar al ser humano»

El escritor colombiano Daniel Samper transita por las historias de amor más sorprendentes de la historia en su libro 'Camas y famas'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Afirma Daniel Samper que muchas de las historias de amor que recoge en su nuevo libro, 'Camas y famas' (Aguilar), «superarían a las de Hollywood». Por ejemplo, la de Catalina la Grande con su general y príncipe Gregori Potemkin, una alianza «sexual y política» que cambió Europa y que se sustentaba en el cariño y en el humor. Potemkin imitaba a Catalina, su manera de hablar y sus movimientos, y en vez de que semejante menosprecio ante una de las mujeres más poderosas de la época le costara un exilio en Siberia, la gran emperatriz rusa le correspondió incondicionalmente. Otros amores fueron más tristes: Violeta Parra tenía un temperamento «muy duro», cuenta Samper, «y así conquistó a muchos hombres, aunque no era una mujer bonita». «Conoció a un músico suizo, Gilbert Favre, y cuando él la acabó abandonando, ella se derrumbó y acabó suicidándose».

Daniel Samper es un periodista y escritor acostumbrado a transitar por los laterales de la historia. 'Si Eva hubiera sido Adán (la Biblia en forma risueña)', 'Lecciones de hisEria de Colombia' y 'Breve historia de este puto mundo' son algunas de sus obras, con las que aspira a que «el público llegue a la historia a través del humor y dé así un primer paso para entrar más tarde en la 'historia científica'». Esta vez ha querido meterse en 'Las más raras y genuinas historias de amor', subtítulo de un libro que trata de dar las claves de por qué el enamoramiento es, junto con el poder y el dinero, «una de las fuerzas que mueve el mundo», asegura.

Ilustrado por el dibujante 'Matador', por 'Camas y famas' transitan personajes de lo más variados, desde Lucrecia Borgia y Pietro Bembo hasta Antoine de Saint-Exupery y Consuelo Suncín, pasando por el trío que protagonizaron Oscar Wilde, Constanza Lloyd y Bosie Queensberry , y otro trío igual de legendario, el de Honorato de Balzac, Madame de Berny y la condesa Hanska.

«La alcoba es un lugar muy interesante para explicar al ser humano porque los ricos y los poderosos también tienen motivaciones humanas e incluso animales», dice Samper, que dedica el último capítulo de su libro a la historia de amor del futbolista Zlatan Ibrahimovic... consigo mismo. «El amor que Ibra tiene a su propio personaje es tremendo, muy superior al que Cristiano Ronaldo se tiene a sí mismo. Frases como 'París se dio a conocer gracias a mí', cuando abandonó el PSG, sólo pueden ser de una persona que se ve por encima de Dios. Lo único que le hace más humano es su consciencia de que hace el ridículo, de manera que no nos aparece como alguien tan grotesco», señala Samper.

El escritor desmiente el tópico de que tener un gran ego sea propio de personas geniales. «A veces ayuda, pero uno se encuentra también a gente de una modestia enorme, como Juan Rulfo, que nunca se exhibía». Y es que en el mundo de la literatura, muy dado también al amor a uno mismo, «algunos autores se piensan que han escrito El Quijote y lo que han hecho es una novelita», culmina Samper.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos