Dibujantes entre la pantalla y el papel

Una página de 'Cuaderno de tormentas', de David Rubín, publicado por Astiberri. /El Norte
Una página de 'Cuaderno de tormentas', de David Rubín, publicado por Astiberri. / El Norte

La XVIII edición de Los diálogos del Sr. Boliche reúne en Valladolid los días 4 y 5 a tres autores –Mercrominah, David Rubín y Pepo Pérez– cercanos a los medios digitales

Victoria M. Niño
VICTORIA M. NIÑOValladolid

Un profesor de Derecho administrativo de la Universidad de Málaga, una diseñadora de videojuegos y un dibujante que dedicó doce años al cine son los tres protagonistas de la XVIII edición de Los diálogos del Sr. Boliche que este viernes y sábado invitan a los fans del cómic a conversar con estos tres artistas. Pepo Pérez, Ana Jiménez, alias Mercrominah, y David Rubín son autores que alternan su trabajo en papel con los soportes digitales. De ello hablarán en la Biblioteca Pública de Valladolid (plaza de la Trinidad) y en la librería especializada La parada de los cómics (calle de Acibelas).

Ana Jiménez es una diseñadora gráfica del mundo de los videojuegos, concretamente del Candy Crash. Su trabajo la llevó a residir en Estocolmo una temporada. El frío y el silencio sueco le llevó a contar sus experiencias en viñetas que colgaba en redes sociales. «Todo fue azaroso. No me interesaba tanto el dibujo como el mensaje. Empecé a tener 'feedback' de los lectores y aquello fue un alivio, dejé de sentirme sola. En el trabajo nadie te dice que lo haces bien, solo cuando hay algo mal, en cambio esto es gratificante», dice Mercrominah, que firma así porque siempre le gustó a palabra y el concepto de cura le iba bien. La interacción inmediata fue creciendo y algunos de sus dibujos –en blanco y negro, protagonizados por su alter ego– han sido trasladado a bolsas, camisetas y otros objetos «que usaría yo».

Reza una de sus viñetas dedicada al Día del libro que «cualquier gilipollas puede escribir un libro» y Mercrominah, más lectora de 'El Jueves' que de 'Mafalda', nunca pensó en compilar sus viñetas en un formato perdurable. La autoparodia, la mirada sarcástica a la vida diaria y el humor negro con que visita algunas de sus dianas habituales –Desigual, los veganos, Cristina Pedroche...– caracterizan su mensaje.

Animación y blogs

El gallego David Rubín quiso ser dibujante de cómics desde pequeño. Hace quince años que lo es y en el camino ilustró clásicos, libros para niños y dedicó doce años a la animación digital, «donde comencé como animador y acabé como director». En todos esos afanes «aprendí mucho». Y ahora el autor de 'Beowulf' se divide entre sus dos pasiones, «dibujar con gente que admiro en Estados Unidos y hacer una novela gráfica en España cada dos años». Cruzó el Atlántico cuando la editorial Dark Horse se interesó por su cómic 'El héroe' (Astiberri). «Se vendió allí y me ofrecieron trabajar con Matt Kindt en la saga 'Ether'. Está muy bien poder sacar cosas mías y trabajar con colaboradores de los que tanto aprendo. En ambos casos tengo el control creativo, no noto diferencia en cuanto a la autoridad sí en lo económico. Ellos pagan mucho mejor». Rubín destaca el gran nivel del cómic español de un tiempo a esta parte, «no hay más que ver que todos los años hay candidatos a los premios Eisner y en Valladolid vive David Aja, que tiene cinco. Lo más interesante es que no solo exportamos mano de obra sino obra que e hacen aquí y se venden fuera».

Pepo Pérez viene desde Málaga, en cuya Universidad es profesor de Derecho. Alterna su pasión por el dibujo en cómics propios, 'El Vecino' (Astiberri) es su serie más larga con guion de Santiago García, con la crítica del género en su blog 'Es muy de cómic'. La novela gráfica citada será llevada a la televisión en la serie que dirige Nacho Vigalondo para la plataforma Netflix. La Asociación cultural El Planeta de los Cómics hace posible esta cita anual en Valladolid.