https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/castillayleon-startinnova-desktop.jpg
STARTinnova

«No hay que tener miedo a emprender»

Pablo Sánchez en las instalaciones de El Norte de Castilla/Ramón Gómez
Pablo Sánchez en las instalaciones de El Norte de Castilla / Ramón Gómez

Pablo Sánchez, fundador de Irzón Ingenieros, compartió su joven proyecto emprendedor con los alumnos de STARTinnova

Comenzó en la habitación de casa de sus padres. En un proyecto de reconstrucción en 3D que concluyó en tres meses. Cinco años después, Pablo Sánchez, socio fundador de Irzón Ingenieros con sede en Rueda (Valladolid), puede presumir de llevar la última tecnología al campo vallisoletano y vivir de ello. Comenzó hace 5 años y compartió sus experiencias, miedos y éxitos empresariales con los alumnos de STARTinnova, un proyecto que busca fomentar entre los alumnos de Castilla y León el espíritu emprendedor y está organizado por El Norte de Castilla. STARTinnova cuenta con el patrocinio del Instituto de Competitividad empresarial, con la colaboración de los ayuntamientos de Palencia y Valladolid y Michelin y SMP participan como empresas mentoras.

Irzón Ingenieros se dedican, especialmente, a la reconstrucción en 3D de espacios de todo tipo: Hacen planos, infografías, vídeos de recorridos virtuales… Todo comenzó con el proyecto fin de carrera de Pablo que fue un escáner 3D. Surgió la idea de presentarlo a posibles clientes potenciales. Los primeros interesados fueron las bodegas que mostraron su interés en escanear los túneles subterráneos que conforman las bodegas para sus presentaciones, vídeos corporativos y demás material audiovisual. Gustó el proyecto y surgió el primer contrato. Ahí comenzó a arrancar su empresa.

Pero hubo compañeros de viaje. Almudena, su socia, es arquitecta y vieron que sus trabajos se complementaban perfectamente. Así fundaron la empresa Irzón Ingenieros S.L. También hubo apoyos que le permitieron tomar ese primer impulso. En su caso, Pablo agradece la ayuda que le brindó el Parque Científico de la Universidad de Valladolid, que le asesoró en aquello que no dominaba como, por ejemplo, cual es la mejor forma jurídica empresarial, cómo redactar un contrato, los impuestos… Pablo se sintió muy arropado por esta institución y recomienda acudir ya que el asesoramiento es gratuito y permiten centrarse en su negocio y no perder demasiado tiempo en el papeleo. Esto, junto con una pequeña subvención de la Junta de Castilla y León fue el empujón que le permitió dar el paso al emprender. De la habitación de su casa, salió su empresa, una sociedad limitada y, más delante, un local en Rueda donde diseña, recibe clientes e, incluso, tiene alumnos en prácticas.

Pablo realizó un módulo de FP de topografía y terminó los estudios univeristarios de Diseño Industrial. Aun así, reconoce que, en el terreno de la tecnología 3D, no hay formación oficial. Sánchez indica que se forma mediante tutoriales en Internet y contactando con otras personas que están desarrollando este tecnología a lo largo del mundo.

Cuestionado sobre por qué se decidió emprender en el mundo rural, Pablo reconoce que podría tener 50 hectáreas en Rueda y ser agricultor, pero «quería trabajar para mí mismo y lo mejor que se me daba eran los ordenadores y los programas». Se puede emprender en el mundo rural ya que, con Internet, llegas a todo el mundo. Además, «ser emprendedor y pequeño» le permite transformarse y cambiar constantemente a nuevos trabajos y adaptarse al cliente.

Sus principales clientes en el tema de la reconstrucción tridimensional son las bodegas subterráneas, también cuenta con empresas privadas y ayuntamientos, asociaciones de empresas, etc. «Ahora hemos escaneado el castillo de la Mota, por fuera y por dentro, subterráneos, salas…» Primero escanea la superficie o edificio y, luego, se pueden hacer muchas cosas: planos, recorrido virtual, cederlo para que se incluya en un videojuego, imprimirlo en 3D... También escanean personas, que es un producto que están elaborando en este momento. «Yo tengo escaneada a mi abuela para poder verla dentro de 40 o 50 años a tamaño natural». La idea es conjugar este producto con un vídeo volumétrico para navegar por esa escena en realidad virtual. Sería como una cápsula del tiempo para recordar personas, eventos especiales, etc.

De ser emprendedor, Pablo destaca la libertar de poder hacer lo que uno quiera y trabajar en aquello que más le gusta, buscarse uno sus clientes y contactos. »Es estresante y gratificante». Aconseja a los que están pensando en emprender «que no tengan miedo». Emprender o montar una empresa es un juego, al fin y al cabo, es dinero y no pasa nada si no sale bien. Y, sobre todo, «que no haga caso a nadie y hacerte caso a ti». Si uno tiene un proyecto o idea, hay que intentar sacarlo adelante. «Ponlo en marcha y si no funciona, cambias, aprendes de tus errores e intentas llevar esas ideas hacia otro negocio que funcione mejor» concluye. Esta charla virtual cierra las tres sesiones virtuales con tres emprendedores de Castilla y León que incluye el programa STARTinnova.

 

Fotos

Vídeos