https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/castillayleon-startinnova-desktop.jpg

«La situación que tienen los jóvenes para emprender es muy buena»

Ana Espinel, directora general de Audiotec, en su empresa en el Parque Tecnológico de Boecillo./
Ana Espinel, directora general de Audiotec, en su empresa en el Parque Tecnológico de Boecillo.

Ana Espinel, directora general de Audiotec, explica que hace 30 años el crédito escaseaba y el tipo de interés era del 14%, sin apenas cultura emprendedora

ANTONIO G. ENCINAS

No solo ha participado como ponente en el proyecto StartInnova. «Creo en ello», dice con rotundidad. Y no se queda en palabras. «En esos diez proyectos finales que se van a estudiar, voy a hacer seguimiento a un proyecto y voy a poner una beca», afirma. Aquí no hay pose. Ana Espinel, directora general de Audiotec, es empresaria y emprendedora, vocablos que matiza para darle a cada uno su dimensión. «Ser emprendedor es una actitud. Estés donde estés lo eres porque estás en movimiento continuo, de mejora personal, comprometido. Siempre involucrado con cosas. Ser empresario es otra cuestión, y la parte empresarial tiene que ser más profesional».

Porque esas historias de empresarios de orígenes modestos que llegan a lo más alto empiezan a complicarse cada vez más.Pueden darse, pero lo lógico es que la formación sea cada vez más necesaria y más compleja. «Venimos de una historia de empresarios no formados, con una situación económica bastante boyante, que sin saber mucho podían ser empresarios. Ahora no. Ahora son tantas las circunstancias que te piden para cumplir a nivel legislativo, laboral, de Hacienda... Que tienes que tener unos conocimientos básicos o aliarte con alguien», dice. Y aquí apunta otra posibilidad interesante:«Si no tengo algo, ver con quién puedo colaborar».

En este caso, además, aportaba un ejemplo interesante. Una empresa que apuesta por introducir en España el pan indio. «Y resulta que no tengo horno y tú sí. Pues yo pongo el pan y tú el horno. Y esa es una opción interesante para ellos, que quizá tengan miedos económicos», explica.

Su interacción con los alumnos que participan en el proyecto StartInnova, auspiciado por El Norte de Castilla, le ha permitido «centrar un poco» la cuestión. Por ejemplo. «No todo el mundo vale para ser emprendedor, y cuando tienes una idea puede que no sea buena.Hay que estar preparado para fracasar». Duro, pero necesario.

Y un par de cuestiones ineludibles. «Hay unas pautas que hay que seguir para conseguir el éxito. El estudio de mercado, de la situación, de dónde estoy ubicado... A nivel económico hay muchas opciones, incluso bancos con interés popular. O hay quien aporta para ideas que tiene otra gente, que ven favorables y apuestan por ellas».

Su insistencia en abrir la mente de los jóvenes emprendedores, además, surge desde un convencimiento personal. Cree que la actual es una gran época para quien quiera convertirse en empresario. Dicho así, en plena crisis, recesión, cambio de ciclo macroeconómico o lo que sea este tsunami, puede resultar paradójico, pero lo argumenta basándose en su propio ejemplo. «La situación que tienen es muy buena. El mensaje tiene que ser positivo, no negativo.Cuando yo empecé, hace 30 años, la situación era muy mala, no había crédito, y el que había era al 14%. Cuando dije en casa que me iba a dedicar a esto de quitar el ruido me dijeron que estaba loca».

Hoy, con seis empresas, «cada una en un sitio», seguro que en su entorno ya no piensan lo mismo.«Las ideas buenas, en este momento de cambio, de mentalidades distintas, de apertura de mercados, de información en Internet, de ayudas económicas de la Junta o de Europa, del tema de la empleabilidad. ¿Qué más hace falta para montar una empresa? Otra cosa es tener cierta cabeza para poder enfocar, hacerte un buen organigrama de requisitos, qué tengo, qué no tengo, cómo consigo esto. Todo eso es lo que realmente les quiero hacer pensar».

Consejos por experiencia

Parece, por lo que se desprende de sus palabras, que lo importante es tener claridad de ideas y de objetivos. También formación y organización. Y lo que falte, saber buscarlo en el lugar adecuado. Algo así pasa con las diferentes normativas que hay que cumplir cuando se es empresario, y más en el caso de una firma como Audiotec, que invierte en Investigación y Desarrollo. «Hay que meter en tus costes de empresa esos gastos.Tenerlo previsto. Tener un plan de riesgos laborales, cumplir con la ley de protección de datos, con tener el software bien controlado, la conciliación laboral, pagar impuestos, seguridad social, mutua, la responsabilidad social por los daños que tu actividad pueda producir a terceros... Todas estas cosas no son difíciles pero hay que tenerlas en cuenta».

¿Qué pasos tienen que dar los jóvenes emprendedores, entonces, para arrancar? «Solo tienen que pensar en una idea que sorprenda y, si es repetitiva, que sea competitiva». Para empezar. Y después buscar ayuda. «La Ventanilla Única, las cámaras de Comercio están ayudando mucho, las líneas que saca la Agencia de Desarrollo». Y luego, si se fracasa, aprender. Y si se logra el éxito, seguir moviéndose.«Empresas como la nuestra, que hacemos I+D, tenemos que anticiparnos al mercado, a la legislación, a favorecer el medio ambiente...Una serie de cuestiones sociales y de actitud que nos dan la posibilidad de mantenernos».

 

Fotos

Vídeos