La Policía sostiene que Lino Rodríguez desvió dinero público a su caja de seguridad

Lino Rodríguez ./Henar Sastre
Lino Rodríguez . / Henar Sastre

La Policía sostiene que Lino Rodríguez desvió dinero público a su caja de seguridad

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

El 16 de junio de 2015, a las 10:00 de la mañana, la secretaria del Juzgado de Instrucción 5 de Valladolid y tres agentes de la brigada provincial de la Policía Nacional del Grupo de Delitos Económicos entraron en una sucursal del Banco Popular en el paseo de Zorrilla en Valladolid. Su cometido, ejecutar la orden de la instructora del caso Asaja de abrir una caja de seguridad del expresidente de Asaja Lino Rodríguez y su esposa, Ana Isabel de la Fuente. En dicha caja encontraron dos sobres blancos con dinero en efectivo y vario fajos sueltos de 500, 100, 50, 20 y 10 euros en billetes. En total, 95.700 euros.

Más información

La mujer del exdirigente agrario figuraba como titular de una cuenta en dicha entidad bancaria, en la que se recogen los cargos por el alquiler de esta caja de seguridad que el matrimonio utilizó los años 2000, 2001, 2012, 2013, 2014 y 2015. Lino Rodríguez sacó 60.000 euros de una de las cuentas de Ifycar –una de las sociedades sectoriales de Asaja que se nutría de fondos europeos concedidos para la formación de agricultores y ganaderos– y el 22 de junio de ese año hizo «una visita» a la caja de seguridad. El 11 de junio de 2013 sacó 30.000 euros de la misma cuenta de Ifycar y ese mismo día realizó otra visita a la caja de seguridad. Esta sociedad sectorial de Asaja Valladolid recibió un buen pellizco del Plan Forcem, dirigido a la formación profesional entre 1997 y 2013: más de un millón de euros de los casi siete millones que la organización agraria y sus filiales captaron de las administraciones en esos años. Este dinero público no se habría destinado al objetivo para el que fue concedido, sino que se invirtió en productos financieros, desde preferentes hasta plazo fijo, pasando por grandes reintegros en ventanilla y el uso de tarjetas de empresa para gastos personales, según sostienen los especialistas en delitos económicos de la brigada. Para la Policía, «se puede inferir que la contratación de la caja de seguridad en 2000 y 2001 podría tener como objeto, de igual manera, disponer de un lugar donde Lino Rodríguez pudiera depositar dinero en efectivo».

Asesoría

Gran parte de los ingresos de la cuenta principal de Rodríguez corresponden a las remuneraciones (una media de 2.900 euros mensuales) que cobró como presidente de Asaja a través de las sectoriales Derco –donde aparecía como empleado único–, la asociación Remolacheros y de la propia Asaja, así como de remuneraciones y traspasos que realizó Ana Isabel de la Fuente desde Sodeprin. El matrimonio constituyó la sociedad en 1996 y hasta 2013 Rodríguez figuró como administrador único, aunque De la Fuente es quien ha estado siempre al frente.

Los investigadores apuntan a que el expresidente se prevalió de sus cargos para beneficiar a la sociedad conyugal

Entre los clientes de la asesoría estaban, fundamentalmente, Asaja Valladolid y filiales como Campo Abierto, Campo de Peñafiel, Derco y la patatera Indycons. «En estas entidades, Lino Rodríguez detentó algún cargo o posición para influir en las decisiones de las mismas, por lo que pensamos que se prevalió de su posición de poder para lograr que contrataran a Sodeprin para la gestión de trámites contables o fiscales», concluyen los inspectores en su informe.