Mañueco promete «diálogo», pero recuerda que «la unidad de España y el respeto a la legalidad están por encima de todo»

Alfonso Fernández Mañueco, durante la jura de su cargo como presidente de la Junta de Castilal y León / Alberto Mingueza

El nuevo jefe del Ejecutivo autonómico afirma en su toma de posesión que trabajará con «lealtad, honradez, esfuerzo y compromiso»

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

Alfonso Fernández Mañueco tomó posesión este viernes como séptimo presidente de la Junta de Castilla y León con un discurso basado en las necesidades de la comunidad e ideas como la lealtad «en la defensa de la Nación y la unidad de España». Mañueco prometió «diálogo» y «consenso» con todas las fuerzas políticas representadas en las Cortes, pero recordó que «el compromiso con esta tierra, la unidad de España y el respeto de la legalidad están por encima de todo». «Lo tengo claro y lo voy a seguir demostrando. Estoy convencido de que todos los grupos representados en las Cortes de Castilla y León lo tienen igual de claro y lo van a demostrar», deslizó.

Esa misma idea la trasladó cuando prometió «lealtad» al gobierno de España tras agradecer las palabras de la ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto, quien recordó la necesidad de respetar las competencias de cada institución y ahondar en la colaboración entre los gobiernos autonómicos y central. «La Junta de Castilla y León será leal con el Gobierno de España. Se lo puede trasladar al presidente del Gobierno. Y seremos leales en la construcción del futuro de nuestra nación y en la defensa de la unidad de España», insistió el nuevo presidente autonómico.

Alfonso Fernández Mañueco recordó los retos que Castilla y León tiene por delante, y enumeró la necesidad de concretar un nuevo modelo de financiación autonómica que tenga en cuenta las «singularidades» de la comunidad, la defensa de la agricultura en Europa o el «reto demográfico». El nuevo presidente de la Junta agradeció la labor de todos sus antecesores, y citó a los socialistas Demetrio Madrid y Constantino Nalda, así como a los populares Juan José Lucas y Juan Vicente Herrera, todos ellos presentes en el acto. A la toma de posesión de Mañueco también asistieron el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, el líder nacional del PP, Pablo Casado, o el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, entre otros invitados.

Más información

Mañueco recordó a Miguel Ángel Blanco, el concejal del PP que fue secuestrado y asesinado hace 22 años por la banda terrorista ETA. «El fue símbolo de la libertad, de la lucha contra la barbarie del terrorismo que nunca debemos olvidar en la sociedad actual».

Igualmente, insistió en la idea del carácter «transformador» que quiere imprimir a su gobierno, con la potenciación de los servicios públicos, «combatir la despoblación, impulsar el desarrollo rural, generar empleo e insistir en las políticas de transparencia y buen gobierno». Además, anunció que llamará «al Diálogo Social» con sindicatos y empresarios, «una fórmula reconocida fuera de nuestras fronteras que garantiza el progreso con la estabilidad necesaria».

Rajoy a su llegada a las Cortes. En la segunda imagen, Luis Fuentes, presidente de las Cortes, saluda a Manuel Moreno Bonilla, presidente de Andalucía. En la última fotografía dos expresidentes del Gobierno regional juntos: Juan Vicente Herrera y Juan José Lucas. / Alberto Mingueza

La apuesta por inversiones tecnológicas, el turismo, la cultura y la industria agroalimentaria serán algunos de los ejes para luchar contra la despoblación, un problema para que el Mañueco reclamó «soluciones globales».

El nuevo presidente de la Junta citó al poeta chileno Pablo Neruda (de militancia comunista) que nació un 12 de julio de hace 115 años. «Él escribió: 'Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños'. Pues bien, hagamos realidad los sueños de la gente».

«Seremos leales en la construcción del futuro de nuestra nación y en la defensa de la unidad de España»

«Seremos leales en la construcción del futuro de nuestra nación y en la defensa de la unidad de España» Alfonso Fernández Mañueco

Fernández Mañueco agradeció a su esposa y sus dos hijas el «apoyo y la paciencia» que tienen con él. «Durante estos cuatro años no podré estar con vosotras todo el tiempo que me gustaría estar, pero compartimos que esta causa vale la pena». Mañueco se emocionó cuando recordó a sus padres: «Son dos personas que marcaron mi vida y que hoy no están aquí, desgraciadamente. Me inculcaron tres cosas que me sirven cada día: la importancia de ser buena persona, una persona trabajadora y que no hay mayor legado que la honestidad. Ruego a todos los que están aquí que me ayuden a cumplir esta tarea y ruego a Dios que me ayude en ello. Muchas gracias a todos».

Reyes Maroto, Pablo Casado y Mariano Rajoy, entre los invitados

Mañueco juró esta mañana el cargo como séptimo presidente de la Junta de Castilla y León en presencia de los miembros de la Mesa de las Cortes, encabezada por su presidente, Luis Fuentes, y con la asistencia de la ministra en funciones de Industria, Comercio y Turismo, la vallisoletana Reyes Maroto, en representación del Gobierno.

El nuevo presidente estuvo arropado por el líder del PP, Pablo Casado, el expresidente Mariano Rajoy, la exvicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, la exministra de Agricultura y diputada por Valladolid Isabel García Tejerina, los presidentes de Andalucía Juan Manuel Moreno Bonilla y de Madrid, Pedro Rollán, y los expresidentes de la Junta Juan José Lucas, Demetrio Madrid y Constantino Nalda, así como el presidente saliente, Juan Vicente Herrera, y consejeros, entre otros cargos institucionales y políticos.

«Me inculcaron tres cosas: la importancia de ser buena persona, una persona trabajadora y que no hay mayor legado que la honestidad»

«Me inculcaron tres cosas: la importancia de ser buena persona, una persona trabajadora y que no hay mayor legado que la honestidad» Alfonso Fernández Mañueco

Antes de que jurará el cargo, el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, deseó a Fernández Mañueco suerte, que tenga un buen criterio y decisiones acertadas en un acto que «simboliza el impulso definitivo de la décima legislatura», en una etapa con un Gobierno de coalicióen entre PP y Ciudadanos.

Tras ser elegido el pasado martes en la primera votación gracias al acuerdo de gobierno entre el PP y Ciudadanos, Mañueco se ha convertido hoy en el séptimo presidente de la historia de Castilla y León y sucederá definitivamente a Juan Vicente Herrera, en un periodo de relevo que se inició en el seno del PP hace dos años y ahora se extiende al ámbito institucional.

El exconsejero de la Junta y exalcalde de Salamanca presidirá un Gobierno de coalición, con seis consejeros propuestos por el PP y cuatro, por Cs, formación que tendrá la vicepresidente y la portavocía del Ejecutivo. De estas últimas responsabilidades se ocupará Francisco Igea.

El pacto de PP y Cs relega al PSOE, formación que ganó las elecciones, a la oposición. Los socialistas cuentan con 35 escaños en las Cortes de Castilla y León en un hemiciclo en el que el PP ha bajado de 42 a 29; Cs, ha crecido de 5 a 12; y Podemos ha pasado de 10 a 2 y se encuadra en el grupo mixto con otras tres formaciones: UPL, Vox y Por Ávila, que cuentan con un procurador cada una. En total, son 81 parlamentarios, tres menos que los que cerraron la anterior legislatura a perder la Cámara tres escaños por el descenso de habitantes.