El Grupo Mixto pide protagonismo

Pablo Fernández, procurador de Podemos; Pedro José Pacual, procurador de Por Ávila; Luis Mariano Santos, procurador de UPL y esús García-Conde, procurador de Vox./Alberto Mingueza
Pablo Fernández, procurador de Podemos; Pedro José Pacual, procurador de Por Ávila; Luis Mariano Santos, procurador de UPL y esús García-Conde, procurador de Vox. / Alberto Mingueza

Podemos lidera una iniciativa para que la Mesa permita aumentar las preguntas de control a Mañueco y a los consejeros en los plenos

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

El Grupo Mixto de las Cortes de Castilla y León ha pasado de acoger a dos formaciones (IU y UPL) la pasada legislaturaa mostrar un abigarrado mosaico de partidos (dos procuradores de Podemos, uno de Vox, uno de UPL y otro de Por Ávila). Esta situación, unida al hecho de que Ciudadanos formará parte del gobierno de la Junta con el PP, deja en manos del Grupo Socialista la principal labor de oposición, algo a lo que se resiste Podemos, que quiere aumentar las preguntas de control al presidente, Alfonso Fernández Mañueco, y a los consejeros para ejercer también una oposición efectiva y continuada. La petición pasa por que el Mixto disponga de dos preguntas de control en cada pleno al presidente y otras dos para los consejeros. De esta forma, Podemos podría intervenir en cada sesión, en lugar de ejecutar el control una vez cada dos meses, en el reparto conjunto con los otros tres partidos.

«Hice una interpelación directa a Mañueco durante el debate de investidura, pero la soslayó», lamenta Pablo Fernández, líder autonómico de Podemos y portavoz del Grupo Mixto. «Esta es una cuestión que se va a dirimir a finales de agosto en la Junta y Mesa de Portavoces que determinen las iniciativas para el próximo periodo de sesiones. Yo seguiré insistiendo porque se trata de una cuestión de control parlamentario. Si de verdad quieren que las Cortes sirvan para algo, la propuesta es muy razonable».

Fernández considera que «hay que adaptarse al nuevo escenario». «Nunca antes el Grupo Mixto había estado compuesto por cuatro partidos y creo que sería un dislate dejar la oposición únicamente en manos de un grupo», en referencia al socialista, mayoritario en la cámara. Para Podemos, se trata de una cuestión de «enjundia». «Nosotros siempre vamos a reivindicar la verdadera acción de control al Gobierno», apunta Pablo Fernández.

De momento, la petición de Podemos ha sido recibida con frialdad por otros grupos de la cámara. El PP se ciñe al Reglamento y a la «regla de proporcionalidad» de lo que han decidido los electores. «Veremos cómo se puede facilitar el trabajo de todos los grupos. Hay que hablarlo», dijo Raúl de la Hoz, portavoz parlamentario popular, la pasada semana. «Entiendo que le preocupe a Podemos, para que tenga una visibilización como en el pasado. Pero en el pasado tenía diez procuradores, y grupo parlamentario propio, y en el presente solo tiene dos y debe compartir sus tiempos», añadió.

Ciudadanos también apuntó al Reglamento. «Veremos si existe esa posibilidad. Se verá en la Mesa. Si se puede ser flexible, lo seremos, pero con el consenso de todos. No tenemos ningún problema en que se controle al gobierno, siempre que se cumpla con el reglamento», declaró la procuradora Carlota Amigo.

«No se pueden escudar en el Reglamento, porque no dice nada a favor ni en contra. El Reglamento no tasa las preguntas. Es una cuestión de pura voluntad política», argumenta Pablo Fernández. «De momento, la predisposición no parece muy favorable. Continuaré hablando con el PSOE para que se avenga a reforzar nuestra posición. Seguiremos intentándolo».