García Romera: «Si pedimos dinero de la PAC que sea por justicia»

Jornada de Cooperativismoa Agrario./RODRIGO JIMÉNEZ
Jornada de Cooperativismoa Agrario. / RODRIGO JIMÉNEZ

El cierre de las IX Jornadas de Cooperativismo Agrario corrió a cargo del presidente de la Unión Regional de Cajas Rurales

ANDREA DÍEZVALLADOLID

La PAC y su reforma tiene luces y sombras. Con esta reflexión arrancó el discurso de clausura de las IX Jornadas de Cooperativismo Agrario en las que se puso de manifiesto la unidad de todos los sectores en la defensa de los intereses agrarios y ganaderos y el lado más reivindicativo de los cooperativistas. El presidente de la Unión Regional de Cajas Rurales, Pedro García Romera, se mostró tajante: «No hay que ser pedigüeños. Si pido algo es por ser de justicia». Asimismo lamentó las trabas administrativas que tiene que sortear el sector y recordó su mención en la Constitución. «El cooperativismo es el único sector económico que menciona la Constitución» y en esta línea pidió «háganme una legislación fiscal clara en la que no haya cabida a interpretaciones torcidas».

Contenido relacionados

Por otro lado, definió el cooperativismo como 'una filosofía, una forma de vida basada en unos valores internacionales, de puertas abiertas, gobierno interno democrático, solidaridad y prevalencia de las personas sobre el capital'. Además, recordó que aunque las cajas rurales europeas «nos llevan mucha ventaja», durante la crisis «nosotros las cooperativas de crédito no hemos necesitado ni un euro público para afrontarla», concluyó.

Los cooperativistas reivindican la importancia de su trabajo en la nueva PAC

Previa a la clausura tuvo lugar una mesa redonda para abordar 'La realidad a la que afectará la nueva PAC', moderada por Sonia Andrino, jefa de la sección de Castilla y León de El Norte de Castilla, con casos prácticos aplicados al sector que corrieron de la mano del presidente de Acor, Carlos Rico; el responsable del Área Agraria e Innovación de la Unión Regional de Cooperativas Agrarias (Urcacyl), José María Santos; el director financiero de Cobadu, Fernando Antúnez; y el responsable del área de agricultura de Cajaviva Caja Rural, Carlos Llano.

La incertidumbre por la cantidad y la distribución de las ayudas europeas ha sido manifiesta en el sector agrario desde que la Comisión Europea diera a conocer su propuesta de presupuestos para el marco 2021-2027.

Carlos Rico entiende la PAC como una oportunidad para hacer de la remolacha un producto competitivo. En este sentido, lamentó la pérdida de conexión entre el productor y la sociedad civil: «Este es un reto de la PAC para asegurar el futuro a partir de 2027». Además, recordó los beneficios medioambientales que aporta el cultivo de la remolacha, ya que «fija un 30% más de CO2 que otras producciones».

En el caso de Cobadu, su director financiero, Fernando Antúnez, explicó la interpretación de producción agrícola y producción agroindustrial, como mencionó Rico y en respuesta a la pregunta de la moderadora. Entre otras cuestiones, Antúnez lamentó que no se llegue a cubrir los costes de producción: «Hecho en falta, en esta PAC, medidas contra la volatilidad para prevenir crisis, poder actuar y establecer cambios en el sistema de competencia». En este línea, apoyó la formación de cooperativas grandes y profesionalizadas. «Quiten las limitaciones de las ayudas dirigidas solo a pymes porque somos una suma de pequeños socios», solicitó. También sugirió un verdadero mercado único «en el que vayamos todos unidos en los acuerdos comerciales». Al ministro de Agricultura le pidió que se tenga en cuenta la cadena de valor y la venta a pérdida para «poder cubrir sus costes».

El responsable del Área Agraria e Innovación de la Unión Regional de Cooperativas Agrarias (Urcacyl), José María Santos, que siguió con el debate, incidió también en el desconocimiento de la sociedad del trabajo de las cooperativas y en cuanto a la PAC expresó el temor a una «renacionalización» con la incorporación de los Planes Estratégicos Nacionales. En otro orden de asuntos, Santos propuso el diseño de un DAFO para Castilla y León. «Es un análisis decisivo al que no sé si se le está prestando especial atención», incidió. Y en el lado positivo, mencionó la incorporación de las nuevas tecnologías, las medidas contra la despoblación, los jóvenes y el refuerzo de las cooperativas. «Por una vez se nos plantea que las organizaciones de productores sean parte de la respuesta de la PAC». Y sobre el desarrollo rural, «tememos una pérdida de un 15% pero esta sostenibilidad hace falta con inversiones».

Para Carlos Llano, responsable del Área de Agricultura de Cajaviva Caja Rural, «son fundamentales las inversiones en el medio rural». Por este motivo, argumentó la necesidad de establecer infraestructuras físicas y virtuales «imprescindibles» para la conexión del medio rural con el resto del mundo. Respecto a la discriminación positiva hacia el joven agricultor, aseguró que «ponemos a disposición de quien lo necesite varios planes de incentivos para generar una renovación en el sector primario». Y sobre la gestión de riesgos, explicó que las cajas rurales «creemos acertada la política de incentivar los seguros agrarios para hacer frente a los efectos del cambio climático». En último lugar, advirtió que el pago verde «tiene que venir acompañado de un cambio sociocultural».

A la pregunta planteada a lo largo de la jornada sobre quién tiene que cobrar la PAC, Carlos Rico, se adelantó en contestar que «el que trabaje la tierra» y apostó por huir de discusiones semánticas y centrarse en la actividad, ya que «no hay que negativizarlo todo. Si hay actividad, hay derecho a tener una compensación de precios pero tiene que haber unidad en la Unión Europea».

El director financiero de Cobadu apoyó la opinión de Rico y añadió la apuesta por las explotaciones ganaderas porque «son las que verdaderamente fijan población». El planteamiento de la incorporación de jóvenes, las jubilaciones y la innovación son otros elementos que consideró necesarios. «Es una satisfacción la incorporación de jóvenes», pero matizó que «no se puede pedir un relevo generacional en una explotación que no sea viable».

La visión de Urcacyl sobre el relevo el campo se dirigió hacia el resto de infraestructuras necesarias para fijar población. «Nosotros hacemos unas jornadas que permiten que estos nuevos agricultores y ganaderos se conozcan e intercambien impresiones», explicó. Jose María Santos insistió en que «también pueden establecerse cooperativas de explotación en común, aunque sea más complicado». A continuación, el responsable del área de agricultura de Cajaviva Caja Rural estimó fundamental que las cooperativas «ganen volumen en número de socios y de productos aunque debe haber un regulación internacional de mercado que acredite las garantías de los productos», finalizó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos