Las calles del caballero negro

Mercado medieval de Puebla de Sanabria, cita que se celebra a mediados de agosto. /Turismo Puebla de Sanabria
Mercado medieval de Puebla de Sanabria, cita que se celebra a mediados de agosto. / Turismo Puebla de Sanabria

Puebla de Sanabria es una de las villas más bonitas de España, con un claro carácter medieval tallado sobre los escudos de las grandes familias

Juan J. López
JUAN J. LÓPEZ

Las campanas anunciaban la llegada de un destacamento de la milicia lusa, en uno de los cientos de escarceos que se dieron en las 'guerras portuguesas' cuando a Felipe II la Península se le quedó pequeña. El repique de la iglesia de Nuestra Señora del Azogue bien podía avisar también del sitio de las huestes de Napoleón, en plena Guerra de la Independencia. En este caso, a los franceses se les dio la patada precisamente con la ayuda de mercenarios de la cercana Braganza, que para entonces ya se habían olvidado de los tiras y aflojas en la raya con sus vecinos zamoranos, y habían vuelto a elevar los cantos a un pasado común en las filas lusitanas del eterno Viriato...

Eran otros tiempos, pero desde las almenas del Castillo de los Condes de Benavente, en la medieval Puebla de Sanabria, ya se distinguían los pendones y estandartes de las familias más ilustres de la villa. Los mismos escudos que en la actualidad permenecen fijos y tallados en piedra en muchas de las fachadas de las calles más antiguas de la capital sanabresa.

El castillo zamorano y el casco histórico de Puebla han sobrevivido a mil y una batallas, primero con los visigodos como anfitriones, con una primera referencia a un municipio que desde este año a su condición medievalesca suma la navideña por el gigantesco alumbrado elaborado por una popular marca de bombones y a un posterior 'show' televisivo... ¡Ay si Viriato levantase la cabeza!

La villa, engalanada para el mercado, y el momento del descenso de la bruja. / Turismo Puebla de Sanabria

A visigodos y periodos de repoblación ordenados por Alfonso IX, por aquello de la Reconquista, con los musulmanes en plan despedida y cierre, le siguieron algunos siglos de esplendor ya con el nombre de Castillo de los Condes de Benavente y la familia Pimentel como regente. De hecho, es esta época la que bien puede evocarse durante el tradicional mercado medieval en el mes de agosto. Desde hace años, Puebla recrea su pasado más luminoso a propósito de la festividad del 15 de agosto, con la comarca llena por las vacaciones estivales, y que este año se prolongará hasta el 18 del mismo mes.

Declarada fiesta de interés turístico de Castilla y León, el mercado incluye visitas teatralizadas dentro del castillo, como por ejemplo, la que recrea la estancia de Juana I de Castilla o 'La Loca' y su marido Felipe el Hermoso a la espera de ser coronados reyes de Castilla.

Justas de caballeros, exhibiciones con armas medievales, incluso, desde hace unos años, vuelos de halcones... Sin embargo, el momento más esperado llega con la media noche y el juicio por la Inqusición a la bruja y su condena a la hoguera... Desde la Torre del Homenaje del castillo se descuelga una bruja de cartón que posteriormente es quemada. Este espectáculo goza de gran interacción de los espectadores que gritan a favor o en contra de 'la bruxa'.

Amanecer en Puebla de Sanabria.
Amanecer en Puebla de Sanabria. / Turismo Puebla de Sanabria

El mercado medieval es una buena oportunidad para conocer Puebla de Sanabria, pero también su comarca, con una clara apuesta por la fauna y la naturaleza. Unos días permitirían al visitante acercarse también a ver el Centro de Lobo Ibérico, con estos animales en semi libertad, en una zona con la mayor población de estos cánidos de la Península. Si se opta más por los árboles y las plantas, el Tejedelo, un bosque de tejos milenarios, permite realizar una bonita ruta de senderos, incluso, quizá, con el encuentro con lobos y hasta con algún caballero...