Los voluntarios retiran el exceso de vegetación palustre en las lagunas de Atapuerca

Laguna de Atapuerca antes de la limpieza. /
Laguna de Atapuerca antes de la limpieza.

La iniciativa, promovida por Caja Burgos, se enmarca en las jornadas ambientales

MARÍA ORIVE

La Fundación Caja de Burgos organizó una jornada de voluntariado ambiental en las lagunas de Atapuerta con el objetivo de retirar manualmente el exceso de vegetación palustre en los entornos de los observatorios de aves y mejorar así la visibilidad y, por tanto, el avistamiento de pájaros desde estos puntos estratégicos.

La iniciativa, que se desarrolló a lo largo de la mañana de hoy, fue coordinada por el Aula de Medio Ambiente de la Fundación Caja de Burgos y contó con la colaboración de diez voluntarios pertenecientes al Campo de Trabajo organizado por el Ayuntamiento de Atapuerca y el Club de Jóvenes Pajareros de Burgos.

Atapuerca cuenta con un interesante sistema lagunar en el que se observan numerosas especies de aves acuáticas, tanto en época de cría como en el trascurso de sus migraciones. El uso ganadero y agrícola a lo largo de la historia provocó la colmatación progresiva de este humedal que se decidió recuperar en 2004 realizando distintas obras hasta su conclusión en el 2008.

Dispone de dos infraestructuras de uso público que permite a los usuarios disfrutar de la observación de aves evitando molestias a la fauna. Se trata de observatorios cerrados. Con el paso del tiempo, la vegetación palustre de este enclave se ha ido desarrollando de manera natural, llegando a día de hoy a dificultar la observación de las aves en los puntos adaptados para ello, pues cierran la visibilidad. Por esta razón son de escasa o nula utilidad para los observadores de aves o pajareros, que con sus notas de campo facilitan información valiosa para el seguimiento de la biodiversidad.