El Procurador del Común prohibe enterrar en la ampliación del cementerio abulense de Muñana

Una de las tumbas del cementario./I. M.
Una de las tumbas del cementario. / I. M.

El alcalde, Diego Martín, dice que se seguirá dando tierra y asegura que la denuncia ue por un hecho «puntual»

ISABEL MARTÍNÁvila

Se seguirá enterrando en Muñana como siempre se ha hecho. Así lo ha afirmado el alcalde de la localidad abulense, Diego Martín, tras la denuncia del Procurador del Común, Tomás Quintana, que ha prohibido al Ayuntamiento de Muñana seguir utilizando el cementerio de la localidad tras la correspondiente investigación ocasionada por la queja de un ciudadano sobre las deficiencias en el camposanto.

Esta decisión afecta a la zona de ampliación del mismo «hasta que se obtenga la autorización sanitaria de funcionamiento», aunque el alcalde asegura que están haciendo «lo que dice la ley» y que han subsanado las deficiencias existentes en el lugar.

La resolución también insta a la Corporación municipal a tomar medidas para garantizar la seguridad de los usuarios del cementerio, «ante la existencia de tumbas abiertas y deficientemente señalizadas y/o protegidas».

El alcalde de Muñana asegura que el cementerio es seguro y que se han subsanado las deficiencias existentes, debido a que la queja en cuestión se refiere a un «momento puntual» hace un año, en que confluyó un periodo de lluvias intensas, que la persona encargada del mantenimiento del cementerio se encontraba «de viaje» esos días, y que afectó al entierro de una persona, cuya familia ha denunciado este caso. Martín ha asegurado que no ha recibido ninguna otra queja de los vecinos por el servicio del cementerio.

Según recoge Tomás Quintana, además de licencia urbanística, se necesita una autorización sanitaria para comenzar las obras de ampliación. Dichas licencias, que hay que solicitar «con carácter previo». La sanitaria no se ha tramitado en la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, aunque «varias de las obras de ampliación ya se han ejecutado».

En la misiva del procurador del Común enviada al Consistorio de Muñana, éste también advierte de que el cuidado y acondicionamiento del cementerio corresponde a la institución local y que debe realizar las «inversiones necesarias» para el uso y seguridad de los usuarios. Alega asimismo el deber de «vigilar» las obras realizadas tanto por la administración como por los titulares del servicio para que no queden fosas abiertas «y sin una protección eficaz»

Cementerio antiguo

La queja nominativa de Ignacio Rivas Moral, residente en Madrid, afirmaba que el cementerio se ubicaba en un terreno y lugar «inadecuados» y que era frecuente que se filtrara agua en las tumbas que, incluso, llegaban a impedir la realización de enterramientos. En la denuncia se explicaba que las nuevas sepulturas no estaban protegidas ni cerradas, haciendo peligroso el tránsito.

Tras las «investigaciones» realizadas por el procurador del Común, éste advierte de que la situación hidrológica de la parcela donde se ubica el cementerio «no consta en el preceptivo informe técnico» y que debe ser «evacuado obligatoriamente» en caso de que pueda existir una «influencia» del camposanto en la red hidrológica del entorno.

Sobre este asunto, Diego Martín ha explicado que se están tomando las «medidas correctas» y realizando un informe hidrogeológico sobre el terreno en el que se encuentra el camposanto. «Los técnicos están realizando los informes oportunos», ha manifestado a El Norte de Castilla. Además, quiere «tranquilizar a los vecinos» sobre el estado del mismo: «las deficiencias están subsanadas» y «estamos haciendo lo que dice la ley», ha dicho el primer edil municipal.

Se trata de un cementerio de tal antigüedad que su funcionamiento «no se conoce ni por los más viejos del lugar», dice el escrito presentado al Procurador del Común. La última ampliación se realizó «hace 20 o 30 años», dice el alcalde, y ahora «solo estamos abriendo nichos nuevos». Diego Martín insta al Procurador del Común a visitar la localidad y su cementerio y cerciorarse de que, como el mismo alcalde dice, se está cumpliendo la normativa.