El nuevo obispo de Ávila, 'desbordado' ante el caluroso recibimiento de los abulenses

Gil Tamayo saluda a los vecinos de Aldeavieja (Ávila)./Obispado de Ávila
Gil Tamayo saluda a los vecinos de Aldeavieja (Ávila). / Obispado de Ávila

El sábado será ordenado obispo en la catedral abulense acompañado por numerosos obispos y autoridades

ISABEL MARTÍNÁvila

El obispo electo de Ávila, José María Gil Tamayo, junto con el obispo administrador apostólico de la diócesis, Jesús García Burillo, ha rezado ante la Virgen en el Santuario de Santa María del Cubillo, en Aldeavieja, el primer templo mariano de la diócesis abulense desde Madrid. Allí ha pedido «que me ayude a ser un servidor del pueblo abulense» y que «se me acoja» en la Diócesis.  

Gil Tamayo ha pedido a los fieles que «recen por este obispo» que viene «de servicio» a la diócesis de Ávila. Ha asegurado estar «desbordado» con el recibimiento de los abulenses. José María Gil Tamayo fue recibido por las autoridades provinciales y locales y, antes de entrar al templo, ha saludado a los asistentes a la acogida, que ha sido sencilla y breve.

Ordenación episcopal, el sábado

Acompañado por numerosas autoridades eclesiásticas, el obispo electo de Ávila será ordenado como tal el sábado 15 de diciembre a las 11:00 horas, en la catedral de El Salvador, en la capital abulense. El cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, será el encargado de presidir la ordenación y estará acompañado por Renzo Fratini, nuncio apostólico del Papa Francisco en España. Jesús García Burillo, obispo administrador apostólico de la diócesis hasta el sábado, también estará presente como parte del sacramento de la ordenación sacerdotal a su sucesor en el cargo.

El primer templo abulense abrirá sus puertas al público a las 9:30 horas, cerrándose a las 10:30, media hora antes del inicio del acto. Se han acondicionado 1.500 sillas y varias pantallas de televisión para facilitar el seguimiento a los fieles que estén situados en los laterales y en el trascoro.

El rito de la ordenación, propiamente dicho, tendrá lugar justo antes de la Eucaristía y será el propio cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, quien imponga a Gil Tamayo el sacramento de la ordenación sacerdotal mediante tres actos solemnes: la imposición de manos, la imposición de los Evangelios y la unción de la cabeza. A continuación se le hará entrega de las insignias episcopales: el anillo, el báculo y la mitra.

Está previsto que el acto tenga una duración aproximada de dos horas y estará amenizado por el Coro y Orquesta Santa Teresa de Jesús. Los voluntarios del Año Jubilar Teresiano se encargarán de la asistencia y atención a los ciudadanos dentro del templo.

 

 

Fotos

Vídeos