La localidad abulense de San Juan del Olmo vuelve a la Guerra de la Independencia por un fin de semana

Participantes en la recreación histórica./Terra Levi
Participantes en la recreación histórica. / Terra Levi

La localidad abulense recrea un capítulo de la historia de la localidad con una recreación a cargo de profesionales venidos de diferentes puntos de España

Paula Velasco
PAULA VELASCOÁvila

La Guerra de la Independencia vuelve a San Juan del Olmo, en Ávila, con la recreación de un capítulo de la Guerra de la Independencia, en las terceras Jornadas de Arqueoturismo, organizadas por Terra Levi.

Estas jornadas buscan «poner en evidencia la importancia de la memoria del paisaje y la participación de la gente a la hora de conocer el pasado del territorio», ha explicado el agente de desarrollo rural del municipio, Luis Carlos López. El pasado y la memoria no solo puede estar presente en forma de «espacios arqueológicos o patrimonio histórico», sino que también puede estarlo en forma de festividades y leyendas.

Y es precisamente una de estas historias la que ha movido esta tercera jornada, al sacar a la luz el nombre del teniente coronel Fernando Garrido, cuyo apellido da nombre a una cueva de los alrededores. Fue en esta tierra de la provincia abulense donde los hombres de este personaje «fueron sorprendidos por los cazadores de Zamora del austriaco Florián» con el resultado de veintiún guerrilleros muertos y diez capturados.

La Asociación de Recreación histórica Española y la Asociación Napoleónica Española, además de diferentes asociaciones de recreación histórica venidas de diversos puntos del país, como por ejemplo Aragón, Valencia, Madrid o País Vasco, han puesto este fin de semana el toque artístico para trasladar a todos los que se han acercado a otra época de la historia.

Según ha explicado López, también en la «primera campaña de excavación de El Humilladero de San Juan del Olmo los resultados arqueológicos pusieron de relieve que los restos humanos hallados en el sitio de El Humilladero están relacionados con un enfrentamiento armado durante los inicios del siglo XIX, ya que las patologías e incluso la causa de la muerte presentan signos de violencia extrema». Todo ello ha permitido asociar este enterramiento con los acontecimientos acaecidos en 1813.