Los bomberos de Ávila denuncian la situación simultánea vivida ayer, con un accidente con atrapados y un incendio

Los bomberos de Ávila denuncian la situación simultánea vivida ayer, con un accidente con atrapados y un incendio

Aseguran que nadie que haya vivido una situación similar «es capaz de hacerse una idea del estrés físico, térmico y mental que se sufre» y afirman que «nuestros dirigentes se la están jugando»

PAULA VELASCO

Desde el parque de bomberos de Ávila los efectivos han denunciado la situación vivida en el día de ayer, en el que tuvieron que atender casi de manera simultánea un accidente con atrapados y fallecidos en el término municipal de Sanchidrián, y un incendio en una vivienda de Ávila.

Al primero de los sucesos tuvieron que desplazarse tres bomberos, un mando y un conductor, han afirmado, para atender a su llegada a cuatro víctimas, «una de ellas fallecida y tres en estado grave»; uno de los cuales necesitó ser excarcelado. El estado de los vehículos dificultó la labor de excarcelación del conductor de uno de ellos, en estado grave, colaborando con el equipo que viajaba en el helicóptero y la atención sanitaria que se trasladó hacia el lugar. Tras esto, se procedió a excarcelar al fallecido.

«En ese momento recibimos un aviso de incendio en una vivienda en la calle Valle Amblés» en la capital abulense, con aviso por gran cantidad de humo, tanto en el portal como en el piso.

«El jefe de guardia decide dar salida a los dos bomberos que quedan en el parque con una bomba urbana pesada», y desde el accidente de Sanchidrián salen dos bomberos y un mando hacia el incendio. «Nadie que no haya vivido una situación similar es capaz de hacerse una idea del estrés físico, térmico y mental que se sufre en un accidente de estas características. Imagínense el estado de los bomberos al tener que dejar un accidente sin terminar —se quedan dos compañeros— para intervenir en un incendio interior donde se han alcanzado temperaturas de más de 150 grados».

El incendio fue atendido por dos bomberos que «ante la gravedad y el riesgo» decidieron apagarlo desde fuera. «Como un mínimo de seguridad entendemos que por cada dos personas que entran a un incendio interior debe haber otros dos fuera para ayudar en caso necesario», han explicado. Veintiocho minutos después, «ya tenemos una dotación con un sólo vehículo de intervención, sin vehículo de altura, que terminan de extinguir, refrescar, reconocer la estructura y ventilar».

Tras esta situación los efectivos del cuerpo de bomberos ha querido «denunciar una situación que no entendemos, puesto que hasta el 31 de diciembre todo había funcionado con normalidad. Ahora que empieza el verano, nuestros dirigentes siguen jugando a un juego de azar muy peligroso, que no redunda en beneficio de nadie, sino que lastra nuestra capacidad de actuación», han afirmado.

De cara al verano, y con el riesgo alto de incendio, denuncian que esta situación probablemente se vuelva a repetir.

 

 

Fotos

Vídeos