Arranca la vendimia de Castilla y León en Ávila, con la recogida del albillo real

Vendimia de albillo real en Cebreros /Bodegas Soto Manrique
Vendimia de albillo real en Cebreros / Bodegas Soto Manrique

La Denominación de Origen Protegido de Cebreros es la primera en recoger esta variedad de uva, muy escasa en el mundo, cuya producción se ha visto mermada por la sequía, por lo que se espera también mayor calidad

Paula Velasco
PAULA VELASCOÁvila

Hoy ha arrancado la vendimia en Castilla y León y lo ha hecho en la provincia de Ávila, donde las bodegas de Soto Manrique, cuyos viñedos están adscritos a la Denominación de Origen de Cebreros (D.O.P.), han dado el pistoletazo de salida a la recogida de esta fruta.

La variedad del albillo real, «o la temprana», como la llaman por ser «la primera en cosecharse», es la que abre la temporada. Una uva «muy exclusiva, que solo se da en la zona de Gredos, Cebreros y San Martín de Valdeiglesias. Una variedad muy particular, muy escasa, que probablemente no llegue a sumar doscientos mil kilos en todo el mundo», ha explicado a este medio Jesús Soto, director del proyecto Soto Manrique.

Y es que esta uva tiene la peculiaridad de crecer en «viñedos muy viejos, en suelos de granito, con influencia de la sierra, lo que da vinos muy particulares».

Las bodegas que dirige Jesús verán entrar estos días «cerca de setenta mil kilos, un treinta o cuarenta por ciento menos que el pasado año», explica. Y es que la sequía en Ávila ha condicionado la evolución de la uva este año.

Aunque los viñedos son «muy viejos, muy resistentes, de raíces muy profundas que cogen agua de donde pueden, se nota que están sufriendo por la sequía. Llevamos cinco años con escasa lluvia y la uva no engorda igual», asegura Marta Burgos, directora técnica de la D.O.P. de Cebreros.

Pero también está la otra cara. «Hay menos uva porque las condiciones han sido peores, pero cuando hay menos cantidad, hay más calidad, que es lo que esperamos en esta cosecha», ha explicado Soto.

A finales de este mes, la bodega Soto Manrique también comenzará la recogida de la garnacha, otra variedad de uva con la que elabora uno de sus caldos más conocidos, Naranjas Azules, «que requiere mucha frescura en la uva, por lo que es la primera que vendimiamos. El resto vendrá después, porque la vendimia la extendemos hasta finales de septiembre o primeros de octubre».

A sus conocidos vinos, como La viña de ayer, La cruz verde o Las violetas, este año que viene la bodega añadirá otros dos vinos nuevos, «de una sola parcela, que serán Alto de la estrella y Las loberas».