BNK Petroleum presentará próximamente la primera perforación de fracking en Sedano

La Plataforma Shale Gas España destaca los beneficios que tendrá la técnica en la región

MARÍA ORIVEBURGOS

La plataforma española sobre la explotación y el desarrollo de Shale Gas, que se encarga del estudio y extracción del gas pizarra a través de lo que se conoce como 'fractura hidráulica o fracking', presentó en Burgos los proyectos que tiene en la provincia burgalesa para los próximos años. De momento, una de las empresas que forma parte del grupo, BNK Petroleum, tiene dos permisos concedidos por la Junta de Castilla y León para la investigación del terreno en Sedano y en Urraka, además de otros cinco solicitados. En concreto, el primero de los proyectos de perforación se presentará «próximamente», según avanzó el director corporativo de la compañía, Juan Carlos Muñoz.

El responsable de la empresa canadiense explicó que «tenemos identificado y analizado el primer proyecto de pozo exploratorio», y por ello, incidió en que «es importante que la gente se tranquilice, porque se podrá ver, alegar y comunicar a todo el mundo», al mismo tiempo que descartó que «el fracking sea peligroso». «Conocemos los riesgos y las técnicas que realizamos no son peligrosas», señaló el director corporativo de BNK España, Juan Carlos Muñoz, quien explicó que se trata de una técnica «ampliamente desarrollada» en Estados Unidos, con más de 500.000 pozos activos, que permite extraer gas natural de aquellas zonas en las que se sabe que hay.

Las prospecciones en el terreno constituyen la primera fase de un largo proceso en el que interviene un «gran número de personas», explicó Muñoz. En aquellos casos en los que la búsqueda dé resultados, desde el inicio de las investigaciones hasta la obtención de gas pizarra pueden transcurrir hasta seis años. En este tiempo, «los pueblos en los que se desarrolla pueden obtener beneficios en cuanto a puestos de trabajo y repercusiones para la comarca», explicaron desde Shale Gas. Sin embargo, «es imposible apuntar exactamente el número de puestos de trabajo», anotó Mónica V. Cristina, portavoz de la plataforma, en esta primera fase.

Sujeta al visto bueno a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), la técnica que se utiliza para obtener este gas consiste en la inyección en la roca de agua y arena, en un 99,5%, a la que acompañan aditivos «no contaminantes», según Muñoz, que añadió que son «los que utilizan muchas industrias», todo «controlado y clarificado». El director corporativo explicó que el proceso consiste en una estimulación del terreno en el que se emplean cuatro horas. Si se encuentra gas, el proceso continúa y si el resultado es negativo se pasa a un segundo pozo o se paraliza la investigación. «Para llevar a cabo estos trabajos e iniciar las prospecciones debemos de pasar por diversos mecanismos legales», manifestó Mónica Cristina, que varían de un país a otro.

Las localidades burgalesas de Sedano y Villarcayo se barajan como las zonas de inicio de estos trabajos que cuentan con la oposición de otras poblaciones del entorno como Miranda de Ebro y Las Merindades, cuyos ayuntamientos se han declarado contrarios al fracking, y ya han comenzado las concentraciones y manifestaciones para evitar la fractura hidráulica en sus comarcas. Por ello, desde la Plataforma insisten en el «diálogo» con todos los agentes afectados.