La teleoperadora Konecta convertirá en indefinidos 113 puestos tras pactar el convenio

Entrada a la empresa de Konecta en Valladolid.
Entrada a la empresa de Konecta en Valladolid. / RICARDO OTAZO
  • El principio de acuerdo, suscrito por los sindicatos UGT y CC OO, contempla subidas salariales del IPC más 0,5% hasta 2019

La dirección de la empresa Konecta, dedicada a prestar servicios de telemarquetin para la operadora Vodafone, y los sindicatos UGT, CC 00 y CSIF han suscrito un acuerdo que permitirá convertir 113 contratos de duración determinada en indefinidos, lo que afectará a las categorías de teleoperadores especialistas, gestores y coordinadores de su centro de Valladolid, en el que trabajan unas 1.500 personas. Este modificación se produce después del preacuerdo alcanzado hace unos días para la firma del convenio colectivo de Contact Center estatal, que llevaba más de dos años negociándose con la patronal del sector.

Como consecuencia de una demanda del comité de empresa, en septiembre del 2016, una jueza vallisoletana obligó a Konecta a cumplir con el artículo 14 del convenio, por el que se debía de pasar a indefinidos a 113 empleados sin que esta decisión supusiera «un cambio sustancial de las condiciones básicas del contrato». De este modo, los sindicatos y la dirección han pactado tres criterios para la reconversión este año de estos puestos, entre los que se encuentran el factor de antigüedad (que se calculará en proporción a los años desde 1997 a 2009 y desde 2010 a 2013), y el factor formativo (que oscilará entre los 10 puntos para el titulado superior y los 3 para aquellos trabajadores con FP II o equivalente).

También se tendrán en cuenta criterios por el desempeño del puesto conforme a los días cotizados a lo largo del año 2016, así como los incentivos que el trabajador haya obtenido por encima de la media de la plataforma en la que hubiera prestado su servicio. Tanto UGT como Comisiones Obreras valoran este aspecto del preacuerdo del VI Convenio Colectivo estatal como «muy positivo» ya que «garantiza más estabilidad para aquellos empleos con contratos por obra en algunos casos anteriores al 2008.

Por lo que se refiere a otros aspectos del preacuerdo, con una vigencia hasta el 2019, los sindicatos firmantes señalan las subidas salariales vinculadas al IPC anual. Para 2017 este incremento es del 1,6%, (resultado del índice del año pasado), y para el 2018 y 2019, el IPC más el 0,5%, con un mínimo asegurado del 0,6%.

Ello supondrá incrementos acumulados en los tres años de 976 euros para un teleoperador, de 1.021 para el teleoperador especialista, 1.080 euros para la categoría de gestor, de 1.119 euros para la de coordinador-formador, y de 1.234 euros para el supervisor A. Estas subidas serían si el IPC fuera del 2,3% anual.

El documento conlleva mantener la jornada anual de 1.764 horas (39 semanales), el establecimiento de nuevos turnos, de 9 a 18 horas y de 12 a 21, fijándose 8 días los máximos a trabajar (actualmente son 11 jornadas continuadas como tope).