El Norte de Castilla

Bricorama también se va de Equinoccio

Las instalaciones de Bricorama en Equinoccio Zaratán funcionan por ahora –la imagen es de ayer– con absoluta normalidad.
Las instalaciones de Bricorama en Equinoccio Zaratán funcionan por ahora –la imagen es de ayer– con absoluta normalidad. / J.S.
  • La multinacional gala, que inició en Valladolid su expansión por España en 2004, trasladará sus oficinas centrales a Barcelona en diciembre

Bricorama, la multinacional francesa que inició hace doce años su expansión en España con la apertura de su primera tienda en Valladolid –hoy tiene doce–, comunicó el pasado miércoles a los trabajadores el cierre en la próxima primavera de la superficie que ocupa desde hace solo tres años en el centro comercial Equinoccio de Zaratán. La decisión, según confirmaron ayer los afectados, es irreversible y los responsables de la compañía pusieron sobre la mesa un calendario cerrado para la clausura, que se llevará a cabo en dos fases: la primera conllevará el traslado de las oficinas centrales a Abrera (Barcelona) el 1 de diciembre y la segunda supondrá el cierre de la tienda de Zaratán en abril del próximo año.

La gran superficie especializada en el bricolaje cuenta en la actualidad con 35 empleados fijos y 5 subcontratados (limpieza y seguridad). A los primeros, en principio, se les han ofrecido recolocaciones en las otras once plantas de la multinacional en España. «Aún estamos en shock, la verdad, porque sabíamos que las cosas iban mal, pero no tanto», explicaron ayer algunos operarios, quienes confirmaron que el pasado miércoles les comunicaron formalmente «que cierran con un calendario ya fijado y que nos ofrecen recolocaciones en otras tiendas, pero las más cercanas se encuentran en Cuenca y Ciudad Real, ya que el resto están repartidas en el entorno de la costa mediterránea –entre Cataluña y la Comunidad Valenciana–».

«No salen las cuentas»

De manera que el cierre parece «absolutamente inevitable», según incidieron las fuentes consultadas –la compañía declinó ayer pronunciarse–, que añadieron que el miércoles justificaron la decisión en el hecho de que «no salen las cuentas».

Y todo apenas tres años después de que la propia multinacional invirtiera diez millones de euros en la superficie vallisoletana, su germen en España, para trasladar su sede del Camino Viejo de Simancas, donde abrió sus puertas en 2004 después de adquirir la planta de Baucentro (1989-2004), para ocupar el espacio de 3.202 metros cuadrados dejado por Leroy Merlin en Equinoccio Zaratán fruto del traslado de esta última a Río Shopping. Las nuevas instalaciones fueron inauguradas el 5 de diciembre de 2013 y su apertura conllevó un incremento de la plantilla hasta alcanzar los 45 operarios.

Hoy son 35 los trabajadores fijos de la tienda vallisoletana, repartidos a partes iguales entre las oficinas centrales de la multinacional en España –ellos serán los primeros en mudarse el 1 de diciembre– y el área de ventas. Algunos de ellos cuentan con una antigüedad de 27 años, ya que parte de la plantilla de Baucentro fue asumida por Bricorama, mientras que el grueso de la ­plantilla ronda los diez años en la empresa.

La alternativa para los empleados de la zona comercial pasará por desplazarse a otras superficies situadas, como mínimo, a 358 kilómetros de Valladolid –en el caso de la más cercana, la de Cuenca–. «Nunca esperas que te pueda pasar a ti, y menos después de que decidieran apostar por nuestra tienda hace menos de tres años, pero es lo que hay», reconocen los propios afectados.

La semana que viene tendrán una reunión con los directivos de la multinacional para comenzar a concretar las condiciones