El Congreso del Toro de la Vega denuncia amenazas de muerte e insultos graves de los detractores

Primera hoja del documento firmado por los participantes en el congreso
Primera hoja del documento firmado por los participantes en el congreso
  • «Atentan contra los más elementales principios democráticos y de respeto al prójimo», se señala en el comunicado final

Todos los investigadores y académicos que participaron en el I Congreso Internacional del Toro de la Vega, celebrado el pasado viernes en las Casas del Tratado de Tordesillas, suscribieron un comunicado final en el que denuncian los «gravísimos insultos, amenazas y violentas expresiones de desprecio a la vida humana» de quienes rechazan la fiesta. El comunicado va acompañado de un dossier de 8 páginas que «es sólo una mínima muestra representativa» en el que, entre otras cosas se incluye una foto del alcalde de Tordesillas, José Antonio González Poncela, con una diana de tiro superpuesta.

Esta imagen, que ha sido ya denunciada en el juzgado por el edil, está acompañada de comentarios del tipo: «Mándalo con Isabel Carrasco a tomar un cafelito» o «Apunten… Fuegooo».

«Manifestamos nuestro más escrupuloso respeto a la libertad de opinión ajena, y al derecho de cualquiera a no entender, o no apreciar, festejos de honda raigambre como el Toro de la Vega», comienza el breve comunicado, que está acompañado por las firmas de todos los ponentes del Congreso. «Pero no podemos permanecer indiferentes ante la proliferación de gravísimos insultos, amenazas y violentas expresiones de desprecio a la vida humana por parte de quienes rechazan la fiesta».

A juicio de los investigadores, el tono de los mensajes que reciben habitualmente en las redes sociales quienes manifiestan libremente su posición favorable a la fiesta «atenta contra los más elementales principios democráticos y de respeto al prójimo, y obliga a cuestionarse seriamente si esa 'nueva sensibilidad más avanzada y civilizada', de la que presumen los detractores de la fiesta tordesillana es un avance o más bien un retroceso».

Entre los mensajes que el dossier reproduce figuran varios de finales de agosto de este mismo año. Entre ellos uno que afirma: «Algún día no muy lejano les vamos a dar de hostias hasta en el cielo de la boca». O también: «Una bomba atómica para Tordesillas, pueblo maldito»; o «La vida del toro vale mucho más que todas vuestras vidas juntas»; o «Si todos los asesinos de Tordesillas se utilizasen como animales de laboratorio harían un bien para la sociedad y salvaríamos a unas cuantas ratitas»;

Asimismo, se recogen algunos de los cientos de mensajes que recibió el año pasado uno de los participantes en el Congreso, el profesor de Ética de Valladolid Miguel Ángel Quintana, natural de Salamanca, tras participar en un debate televisivo en favor del torneo. Por ejemplo este de inequívoco tono amenazante: «Por cierto, vienes poco por Salamanca…¿verdad? Hay que cuidar mucho más a la familia… mucho… vas a verlo claro pronto». O también «Eres un hijo de puta. Con vosotros no hay término medio que valga. Habría que exterminar a todos los que estáis a favor del maltrato animal y de la mierda de tradiciones cavernícolas (…) Al próximo que me encuentre por la calle a favor del maltrato le voy a matar yo a él».

El pronunciamiento ha sido firmado por André Viard, presidente del Observatorio de las Culturas Taurinas de Francia; Luis Capucha, sociólogo del Instituto Universitario de Lisboa; Norberto Manso, antropólogo de Sabugal (Portugal); Ricardo Andrés Roa-Castellanos, veterinario colombiano adscrito al Cáncer Research Institute of New York; Félix Martínez Llorente, profesor de Derecho de la Universidad de Valladolid; Dionisio Fernández de Gatta, profesor de Derecho de la Universidad de Salamanca; Miguel Ángel Quintana, profesor de Ética de la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid; Javier Hernanz, profesor de Derecho de la Universidad de Valladolid y teniente de alcalde de Cuéllar; Luis Martín Arias, profesor de Medicina de la Universidad de Valladolid; Jesús López Garañeda, investigador y miembro del Patronato del Toro de la Vega; José Ramón Muelas, investigador y miembro del Patronato del Toro de la Vega; Vidal Arranz, periodista colaborador de El Norte de Castilla; César Mata, abogado y crítico taurino de El Mundo de Castilla y León; y Javier González Celay, director de cine y periodista taurino.